Inventarios 1. Ensayo en blanco y negro

00_triptico_2a_maite_diaz_gonzalez01_diptico_2_maite_diaz_gonzalez
02_triptico_1_maite_diaz_gonzalez
03_maite_diaz_gonzalez_12
04_triptico_5_maite_diaz_gonzalez
05_triptico_3_maite_diaz_gonzalez_2applat
06_maite_diaz_gonzalez_10
07_maite_diaz_gonzalez_13
08_maite_diaz_gonzalez_7
09_maite_diaz_gonzalez_8

Picasso, esculturas

Picasso sculptures, exposition au Musée Picasso de Paris

La primera vez que visité el Museo Picasso de París comprendí por qué Picasso ha sido uno de los talentos más admirados y odiados de la historia de la modernidad. La capacidad creativa, la libertad y el juego, le ofrecieron la posibilidad de la multiplicidad de su obra que hay que descubrirla en los espacios de las instituciones pues las galerías y los mercados del arte se han caracterizado por comercializar solo su pintura. La obra tridimensional menos prolífica resultó un terreno de experimentación privilegiado por la libertad del artista.

La exposición es interesante porque resume toda la investigación formal y la diversidad de materiales que utilizó para crear y expresarse. Escayola, cera, ediciones en bronce, cemento directo, pero también materiales reciclados, objetos encontrados y sus magníficas piezas en chapa de metal bocetadas desde una hoja de papel. El carácter lúdico, la experimentación y el proceso de trabajo que, de toda evidencia gustaba documentar y archivar. Así podemos descubrir sus bocetos simples a partir de una hoja de papel plegada y recortada, dibujando con las tijeras la forma, y luego, el trabajo de mise au carreau par llevarla a escala monumental.

La exposición Picasso sculptures, es una oportunidad única para ver reunidas piezas que fueron dispersadas en los años veinte y treinta, como la serie del Vaso de ajenjo de la que editó seis piezas en bronce que luego pintó al óleo o patinó para convertirlas en piezas únicas. Las cabezas de Fou (el arlequín), o de Fernande, sus originales en escayola y sus versiones en bronce editadas por el galerista Ambroise Vollard. Las dos versiones de la pieza realizada con Julio González y su técnica de las planchas de metal ensambladas, Mujer en el jardín, esta versión en plancha de metal pintada de blanco y la pieza editada en bronce también dialogan frente a frente en una de las salas de la muestra y no habían sido reunidas desde 1932.

La exposición comienza con la conocida Mujer embarazada; la versión en escayola y la versión en bronce están montadas frente a frente. Sobre las paredes las fotografías de su casa taller en el sur de Francia, la villa California en Cannes, tan fotografiada durante la década de los años cincuenta. A lo largo de la exposición disfrutamos de impresiones originales de Dora Maar, Henri Cartier Bresson, Brassai, Villers, grandes fotógrafos que dejaron testimonio de los diferentes talleres del artista y del ambiente de trabajo. Sorprenden estas imágenes editadas muchas veces en pequeños formatos, unas miniaturas fotográficas que hacen de la atmósfera un lugar mítico.

Así, las grandes cabezas de mujer realizadas en escayola o cemento directo en el taller que alquiló en Boigseloup, a sesenta kilómetros de París, donde vivió entre 1930 y 1936 con su amante Marie Thérese Walter, cerca de Gisors, tienen en sus proporciones y volúmenes este aire poderoso y la energía de las venus primitivas. Junto a estas piezas una serie de esculturas en escayola desarrollan estas ideas relacionadas con las formas orgánicas sensuales que, desde algunos ángulos, representan formas claramente sexuadas y volúmenes de un gran erotismo.

Los bañistas realizados con recortes de madera reciclados aparecen editados en bronce y con una pátina oscura. La elegancia y la simplicidad de las piezas se dibuja en el conjunto de las siluetas. Al lado de esta sala, una de mis preferidas reúne las piezas en plancha de metal plegada, cortada y soldada. El montaje ha creado en las bases unos soportes que giran y nos permiten verlas desde todos sus ángulos. Los curadores han convertido las esculturas facetadas en piezas cinéticas.

La exposición estará hasta el 28 de agosto en el Museo Picasso de París que ha sido renovado. A partir del día 11 de abril reabrirá el nuevo montaje de la colección de pinturas, grabados y cerámicas del artista español, que tiene en París, su casa más acogedora y diversa.

© 2016 Maite Díaz González

Picasso y los maestros. Crónica de la exposición en el Grand Palais en 2009

 

 

El bloqueo

La manzana de Gómez fotografía de Maite Díaz González
Leyendo a Néstor Díaz de Villegas pensé que una de las primeras medidas de la reconstrucción espiritual, para conseguir que el bloqueo mental de medio siglo se derrumbe, ese bloqueo que ha sido construido con materiales que desconocen la diversidad del mundo, con desinformación continuada durante décadas, con aislamiento y censura; Cuba, en 1959 se convirtió en un arca de Noé, ha pasado el diluvio y parece que la degeneración ha sido inevitable. Para que “la intelectualidad” recobre la razón, y, sobre todo, se libere del miedo “a hablar y a pensar sin hipocresías”, una medida necesaria sería, en urgencia, una revisión y puesta al día de los programas educacionales a todos los niveles. Un proceso de desideologización desde los programas de las escuelas primarias hasta las universidades. Regresar al humanismo y en las facultades de ciencias humanas hacer un exorcismo -el efecto visto es como en una secta- hasta los espiritistas están bloqueados y hablan desde las aduanas serviles, incapaces de valorar y emitir una opinión propia o alguna diferente dictada desde el más allá. Entonces, como antídoto, la lectura del Tratado sobre la Tolerancia de Voltaire sería indispensable. No hay que asustarse por montarse en la máquina del tiempo y regresar al siglo XVIII, en La Habana mientras estas personas declaraban a la prensa había periodistas en paradero desconocido y como medida preventiva habían detenido y golpeado a los que piensan diferente. En Francia, el ensayo de Voltaire se ha reeditado profusamente en este último año frente a la violencia y la ceguera de los radicales islamistas. La expresión y las ideas de todos los que han sido entrevistados oficialmente tras el discurso de Obama, permite constatar el nivel de la educación y de la instrucción en Cuba. Las facultades de Filosofía y Sociología seguro han formado espíritus abiertos, lúcidos, personas con una idea moderna del mundo que saben que el progreso exige inteligencia, audacia, coraje y generosidad. La mezquindad intelectual de pensar que siempre tenemos la razón y que nuestra verdad es la única posible. Sabíamos que en aquel teatro, no estarían como invitados elegidos, los espíritus libres.

© 2016 Maite Díaz González 

Fotografía realizada en La Manzana de Gómez, en La Habana, en el 2005                                     

 

Arco iris en medio de la tormenta

Arco iris en Saint Malo

El arco iris en medio de la tormenta. La foto fue tomada en Bretaña, en Saint Malo, comenzaba a subir la marea y la isla fortificada volvía a ser inaccesible. La luz y la sensación de estar fuera del tiempo en la orilla de la playa. El arco de luz se dirige hacia la isla donde descansa Chateaubriand, el hombre que escribió en sus memorias sobre la destrucción de un mundo y el comienzo del nuevo surgido tras la Revolución francesa. La crisis de la cultura según Hannah Arendt sería el resultado de la crisis de la memoria, la pérdida de la transmisión, cuando perdemos el vínculo con el pasado el hombre pierde la visión del futuro. Hoy, vi un reportaje sobre la destrucción sistemática del patrimonio histórico y arqueológico en el medio oriente por parte de las milicias del estado islámico. Las ruinas de Palmira, los museos saqueados, los monumentos dinamitados; viendo las imágenes recordé el ensayo sobre el totalitarismo, la destrucción y la pérdida de sentido. En algunas culturas se produce cíclicamente, aunque también puede ser una actitud individual destruir, olvidar, arrasar, para comenzar de cero; y, como apuntaba Félix de Azúa, también en algunas culturas la transmisión es solo oral. Occidente ha tenido la cultura del libro, de la escritura, de la lectura como elementos fundamentales de la educación. La lectura como una forma de nutrir la memoria para conservar la historia y transmitirla. Esperemos que en Occidente nos acompañen siempre las luces y que los políticos no se aficionen al alzheimer programado.

© 2016   Maite Díaz González

Arte, filosofía y letras en la Sorbona

©Fotografía Maite Díaz González, pasaje en París, barrio 13

París, barrio 13              © 2016 maite díaz gonzález

Visitamos ayer una de las facultades de La Sorbona, para la presentación de la facultad de Arte que este año recibirá a la cuarenta y siete promoción, fue fundada en septiembre de 1970. El director y un profesor presentaron la estructura de los programas de estudios, los cursos y las opciones. El volumen horario es de unas veinte horas semanales que incluyen cursos magistrales, conferencias y talleres. Además del tiempo de trabajo e investigación personal en los talleres y centros de documentación y bibliotecas. Los estudios en esta facultad, a partir del tercer año, ofrecen opciones de especialización siguiendo la vía de la creación personal o eligiendo otras ofertas como Diseño y Estética, o preparando a los que deciden dedicarse a las carreras de educación y mediación cultural. Los estudios establecen un equilibrio entre la formación universitaria teórica, historia y filosofía del arte, junto al trabajo de investigación creativa. Los estudiantes deben realizar al terminar la licencia, el tercer año, un periodo de tres semanas de trabajo en una institución o empresa cultural, galería de arte o atelier de un artista, como práctica reconocida. Además de los talleres de Dibujo, Pintura, Grabado y Volumen también ofrecen cursos complementarios relacionados con la imagen: talleres de fotografía tradicional y digital, y, montaje de vídeo.

Luego subimos al piso trece y escuchamos la presentación de la licencia en Filosofía que propone una opción relacionada con las humanidades: letras, ciencias políticas y derecho y otra dirigida hacia la lógica y la cultura científica. Al finalizar los tres años de la licencia los estudiantes terminan con dos diplomas o lo que llaman una Licencia doble. Los cursos de filosofía incluyen los conocimientos generales de historia de las ideas y de la filosofía, la filosofía moral y política. Filosofía del arte, Estética y Epistemiología como opciones complementarias. La profesora insistió en la importancia de los cursos de metodología que preparan a la disertación y el comentario de texto que son las herramientas que utilizarán durante todo el periodo de estudios que les dirigirá hacia la argumentación, el análisis y la síntesis.

La Universidad mantiene programas de intercambio con instituciones en Estados Unidos, Japón, España, Inglaterra, Italia y algunas universidades de América Latina. Entre estas opciones se encuentran las becas Erasmus que permiten a los estudiantes realizar un año o un semestre de estudios en alguna de estas instituciones universitarias. La universidad favorece la movilidad de los estudiantes y los motiva para que viajen y realicen una temporada de estudios en el extranjero.

Salimos a caminar por el barrio que está en plena mutación. La mayor parte de los comercios y restaurantes son asiáticos: chinos, vietnamitas, tailandeses. Los supermercados efervescentes, llenos de clientes y de encargados de mantener todos los estantes repletos de productos a precios muy económicos. En la calle se reúnen vendedores de verduras frescas típicas de la cocina asiática. En el interior los pasillos estrechos e intransitables, todo el espacio está aprovechado al máximo, pero todo está limpio y ordenado. La ciudad en esta zona sorprende por la limpieza. Los muros no están dibujados con los tags o el street art tan desafortunado en muchas ocasiones. Paseando encontramos dos pasajes que conservan las pequeñas casas de dos plantas que soy hoy una nota pintoresca en medio de los edificios y la modernización de todo el barrio que fuera obrero e industrial.

El mestizaje presente en las calles y sus gentes, reúne alguna pastelería magrebí, una peluquería africana especializada en «las extensiones» o las uñas postizas. Las tradicionales carnicerías francesas de venta de productos delicatessen, con sus placas metálicas para avalar el origen de las carnes de primera calidad, o una boutique impresionante por la variedad de quesos italianos, en la rue Tolbiac, anunciando los días en que venden leche fresca llegada desde una granja en las afueras de la ciudad.

París, de paseo con Atget. El asombro por todo lo que logra sobrevivir en sus viejas vitrinas. El tiempo detenido, las acumulaciones del trabajo y de la vida; esas vitrinas tan conceptuales sin quererlo, tan artísticas por lo que tienen de verdadero. Como un espejo, un retrato involuntario de sus comerciantes que se empeñan en mantener sus pequeños negocios, y sus oficios.

© 2016 Maite Díaz González

Arte chino contemporáneo en la fundación Louis Vuitton

Arte chino conteporáneo en la fundación Louis Vuitton
Eternity de Xu Zhen en la exposición dedicada al arte contemporáneo chino

 

La Fundación Louis Vuitton comienza la temporada 2016 con un programa de apertura al mundo del arte contemporáneo internacional. Bernard Arnault, presidente de la institución define en el editorial la idea de que la fundación organizará cada exposición alrededor de una cultura y un país. Todos los espacios serán consagrados a exhibir las obras de artistas actualmente en la colección y de creadores desconocidos del gran público, como los que reúne la muestra de doce artistas chinos agrupados bajo el título de «Bentu».

Suzanne Pagé, la directora artística de la fundación en entrevista a Télérama ha declarado que el interés en el arte chino contemporáneo es el resultado de la presencia de China en la escena política y económica mundial. La eclosión creativa de los años noventa perdió interés, y, en Francia, desde el año 2003 y 2004 no se había mostrado la actualidad artística de este país que se revela con fuerza en las obras de las nuevas figuras emergentes.

La política de exposiciones de la institución está centrada en mostrar el arte moderno correspondiente a la primera mitad del siglo XX junto al arte contemporáneo. Así, desde este concepto de diálogo, la exposición actual permite viajar desde las obras de artistas chinos consagrados en la escena internacional, incluidos en la colección de la fundación, como el artista y activista político Ai Weiwei que comparte la escena junto a otros reconocidos artistas chinos y los doce creadores más jóvenes seleccionados por la singularidad de su trabajo.

Sigue leyendo

Anselm Kiefer, el pintor de la memoria

anselm kiefer para paul celan
Para Paul Celan, obra de Anselm Kiefer en la exposición restrospectiva en el Centre Pompidou

El espacio de la sala de exposiciones de la Biblioteca nacional de Francia, ha sido diseñado por el artista Anselm Kiefer para organizar la visita de su biblioteca donde muestra una parte de su obra hasta ahora poco conocida: la realización de libros. Los volúmenes son piezas únicas concebidos en grandes formatos. El peso de las páginas ensambladas, debido a la elección de los materiales utilizados y a la fragilidad de algunos elementos, los convierten en objetos complejos y misteriosos.

La sala rectangular ha sido dividida en tres naves que recuerdan la estructura de las iglesias góticas. A ambos lados del espacio central, más amplio, se estructuran dos naves laterales divididas cada una en cuatro espacios. Kiefer ha instalado en cada una de estas estructuras independientes una pieza. Varios libros-objeto monumentales junto a alguna instalación y vitrinas con las piezas ensambladas con elementos reciclados y objetos construidos por el artista.

El conjunto ofrece un inventario de máquinas deshauciadas y herrumbrosas. Balanzas, sillas, libros enormes de hojas de plomo, cristales rotos, atanores alquímicos. Una vieja linotipia en la que florecen enormes girasoles desprende barras de plomo en lugar de semillas. Las piezas como en una enciclopedia de la destrucción muestran los indicios y son los testimonios de la pérdida, del tiempo que pasa y de la transformación de un mundo. La metáfora del girasol y el plomo como principio de la búsqueda alquímica natural de la luz, y, también, como un homenaje a Van Gogh, el holandés errante obsesionado por el color y la luz. Algún detalle sugiere la espera y la inercia que precede al cambio para la transformación. Piezas en proceso de desintegración y putrefacción apuntan a la melancolía, al desencanto y a la pérdida de un mundo.

Los libros, organizados en grandes estantes metálicos de unos cuatro metros de altura, están distribuidos en las dos primeras salas laterales y en las vitrinas que ocupan el espacio central. Grandes formatos con sus lomos entelados permiten ver la estructura del ensamblaje de las páginas. Alguno de los ejemplares permanece entreabierto descansando a la horizontal. La mayor parte de los volúmenes siguen el ritmo vertical creando un recorrido entre los espacios que ocupan y el vacío que nos permite ver alguna portada, o recorrer las palabras que van apareciendo en las páginas y en las cajas de metal apiladas en las estanterías.

Sigue leyendo