José Antonio Díaz Peláez

josé antonio díaz peláez retrato de maite díazTrabajo en la edición de un libro catálogo sobre la obra y la vida de mi padre, el escultor José Antonio Díaz Peláez, estoy recuperando y recopilando información.
El año del centenario, el próximo 2024, quisiera poder celebrarlo con una exposición y un catálogo lo más completo posible sobre su trabajo y su vida. Quiero recuperar información sobre imágenes personales y de sus piezas: obras sobre papel, escultura y joyería que se encuentran en colecciones privadas.
Este verano en La Habana tuve la suerte de hablar con José Veigas, el historiador y crítico de arte que ha reunido durante décadas, el mejor archivo sobre las artes visuales en Cuba; con su ayuda, pude consultar el archivo CIFO donde fui recibida amablemente por las encargadas de organizarlo y protegerlo. Quiero agradecerle a Veigas toda la luz aportada. También agradecer la atención a la especialista Elsa Vega y a Gretel y Juliette encargadas del paciente trabajo de organización y digitalización de toda la documentación que guarda el archivo. Muchas gracias.
Agradecer también especialmente a Ella Cisneros Fontanals que ha decidido salvaguardar esta memoria de las artes visuales en Cuba. El archivo está protegido y los documentos preservados en condiciones adecuadas de temperatura y humedad.
Los interesados pueden ponerse en contacto, vía correo electrónico enviando su mensaje a:

maite9002@gmail.com

joseantoniodiazpelaez@gmail.com

Muchas gracias.

Hace unas semanas estuve leyendo y viendo unos reportajes sobre los monumentos megalíticos en Bretaña, dólmenes y menhires. Luego, escuchando una conferencia sobre el mismo tema mientras tomaba notas comencé a dibujar de memoria un boceto, su retrato.

Marina y José Antonio Díaz Peláez, La Habana, 1928

Marina y José Antonio Díaz Peláez, La Habana, 1928

Tía Marina te abraza. La imagen de la protección y la complicidad que mantuvieron siempre como cuando escaparon de las evacuaciones republicanas que pretendían montarlos en barcos para mandarlos a Rusia y ustedes corrieron cuando vieron que era imposible que les creyeran que vivían cerca y andaban paseando. Al final, los rusos los atraparon. Reíamos con aquella imagen de la huída circular. El destino y la geopolítica de la que no pudieron escapar. Quisiera que regresaras al lugar que amaste tanto. Es un sueño que nos ha acompañado a lo largo de varias décadas y un deseo que tuviste siempre. Pienso en un espacio con tus piezas, un gran prado verde con un relámpago rojo que se me ha antojado en todas sus versiones, el perfil montañoso que recordabas, peña santa, la línea que dibujada en la memoria te iluminaba el rostro mientras definías formas y paisajes, y recordabas rostros y experiencias. Nos acompañas. Vivo con los proyectos de tus arcos y columnas, con las siluetas y las estrellas que también recuerdan las figuras geométricas de seis brazos que cubren el techo de la bóveda románica. Aquel cielo de las constelaciones de la infancia. No te encuentro en una ciudad aunque te gustaban tanto; se me han quedado en el corazón los espacios, los paisajes verdes de las conversaciones y la playa inmensa. La luz y las chispas en tus ojos mientras recordabas. La visita con Posada a aquel prado a las afueras de su pueblo donde lloramos los dos, como dos niños desamparados mientras te recordábamos. Nos queda la naturaleza con ese poder que nos convoca, con esa energía que se cristaliza en el nacimiento. Como esa luz.

Hoy 1° de julio mi padre habría cumplido 95 años. En la foto, mi tía Marina y mi padre en La Habana, en 1928.

El desafío tecnológico de la reconstrucción de Nôtre-Dame

notre_dame_paris_maite_diaz
Vista lateral de la Catedral de Notre-Dame. París, 2013. © maitediazgonzalez

Un artículo de Frédéric Épaud, especialista de las estructuras en la arquitectura medieval.

Frédéric Épaud hace un análisis sobre la posibilidad de reconstruir Nôtre-Dame recuperando las técnicas tradicionales de la talla de la madera, saberes y oficios prácticamente olvidados. El artículo es una joya por todos los datos analizados sobre las maneras de construir y sobre la explotación de los recursos forestales de manera sostenible desde la Edad Media.

“El verdadero desafío tecnológico que representa la reconstrucción de Nôtre-Dame no es hacer una estructura high-tech con materiales contemporáneos, algo que sabemos hacer muy bien en aeropuertos y estaciones, sino poder realizar una estructura en roble respetando las técnicas tradicionales.”

Tras el incendio que destruyó la estructura de madera medieval realizada hace ochocientos años con madera de robles de los bosques próximos a la ciudad de París; Frédéric Épaud, analiza las ideas que se han difundido sobre la reconstrucción de la Catedral de Nôtre-Dame utilizando los materiales originales y, sobre todo, las técnicas tradicionales que, en su opinión, deberían ser rescatadas realizando una gran escuela taller al pie de la catedral para poder tallar con hacha los robles como lo hicieron los artesanos hace ocho siglos.
La talla con hacha de robles de entre 25 y 30 centímetros de diámetro y doce metros de altura garantizaría que la estructura podrá soportar sin problemas el paso de otros ocho siglos. El especialista explica que se necesitarían aproximadamente 1000 robles que podrían encontrarse en los vastos bosques franceses sin que ello significara ningún problema de impacto ecológico.
Esta técnica a partir del tronco entero talado y tallado con hacha sin utilizar sierra garantiza que la viga no sufrirá deformaciones y que las curvas naturales puedan ser utilizadas en la estructura.

Enlace al artículo del investigador Frédéric Épaud, en Le Journal del CNRS

Charpente de Notre-Dame : stop aux idées reçues !

https://lejournal.cnrs.fr/billets/charpente-de-notre-dame-stop-aux-idees-recues utm_term=Autofeed&utm_medium=Social&utm_source=Facebook&
fbclid=IwAR05BlhmyrCJQ690OIJSS_
v5i2ns2UhAWCkfdfhmTa9ywARJmO7Q02xdHOw#Echobox=1560858480

Diarios femeninos

Diarios femeninos, un buen artículo de Laura Freixas con dos ejemplos tremendos sobre las relaciones de pareja en las que el marido escritor no permite que la esposa escriba. La autora explica como causa de la invisibilidad o de la falta de reconocimiento el principio patriarcal de organización social para tratar de responder a esta problemática que gira alrededor de la pregunta sobre por qué las mujeres no son más publicadas o visibles. La pregunta me la he hecho muchas veces y he leído y analizado la historia de muchas mujeres creadoras, escritoras, artistas y científicas y no me parece acertado generalizar en estos casos específicos, en los que las relaciones no son solo afectivas sino también profesionales en el interior de una pareja.
Aquí, más que el hecho de ser hombres o mujeres incide la confrontación profesional en el mismo ámbito de expresión. La competencia. ¿Es que a esta realidad de celos profesionales escapan las parejas homosexuales?
Pensando rápidamente me vienen a la mente dos mujeres, o mejor tres que he leído y han escrito diarios: Georges Sand, narró en “Un invierno en Mallorca” su viaje a la isla y su relación con Chopin; hace poco leí la correspondencia maravillosa de la escritora con un rendido Gustave Flaubert que la admiraba. Del siglo XX tengo en La Habana los diarios de Anais Nin que leí hace años en los que la escritora cuenta su relación con Otto Rank o el trío complicado con Henry Miller y June, la intimidad desvelada y las relaciones fuera del matrimonio en las primeras décadas del siglo XX; o más recientemente los cuentos (diarios) de Lucía Berlin.

Sigue leyendo

Entrevista con el filósofo y crítico de arte Georges Didi-Huberman en la Universidad de Granada


Entrevista con el filósofo y crítico de arte Georges Didi-Huberman en la Universidad de Granada en el ciclo el Intelectual y su Memoria.
Cuando las imágenes toman posición, ¿cómo establecemos relación con las imágenes? La relación entre la imagen y la palabra, la materialidad de las imágenes, el gesto en la antropología de las imágenes o cómo la imagen exige la palabra después que la emoción haya retirado la posibilidad de escribir, la palabra y su relación que no es la de un discurso ilustrativo. Las fotografías tomadas durante el viaje y la visita exigen al escritor escribir después del viaje a Auschwitz donde la emoción en el lugar había desterrado a la palabra. La relación entre la emoción estética, el espacio de la historia y el testimonio personal en su dimensión política.
También es interesante la conversación pues Didi-Huberman cuenta cómo su relación con las imágenes comienza desde la materialidad de las mismas; el escritor creció en el taller de su padre que era pintor y esta relación no comenzó desde la historia o la teoría y crítica de arte.
La importancia del marco, el montaje como la puesta en escena; el contexto, la relación dialéctica entre las imágenes a las que  define como elementos de una constelación. La conciencia de un juego de posiciones en la estructura de un conjunto. Didi-Huberman ha sido también curador de exposiciones.
Gracias a Gabriel Cabello y a la Universidad de Granada por compartir la conversación.

Mi padre a los cuarenta años

jose_antonio_diaz_pelaez_maite_diaz

Mi padre a los cuarenta años. Las fotografías regresan en este hilo, aparecen como un fondo paralelo en la cotidianidad de cada día. Me levanté temprano y para desayunar me puse a hacer frixuelos, les encanta que les dé la sorpresa por la mañana cuando tengo tiempo. Para mí es un ritual antiguo que llega con mis primeros recuerdos en la cocina de mi abuela Elisa y mi tía Nena. El olor de la mantequilla, el cucharón removiendo la preparación, el disco dorado en la sartén y la pila subiendo para dar de desayunar a toda la familia. Yo pedía un banquito para deleitarme mirando. Luego, cuando ya estaba sola y me iba a verla los hacía y se sentaba para verme comer. Repetía la receta que no he olvidado: un huevo entero batido por cada taza de harina, y una y media de leche si quieres que sean un poco espesos, sino, añades leche para que salgan más finos, así decía. Luego aprendí a improvisar canelones con aquellos frixuelos asturianos. En una época comencé a hacer unas frituras con harina de maíz, dulces, les ponía azúcar y vainilla y a mi padre le encantaban, le recordaban la torta y la borona, el pan de maíz que tomaban para desayunar en el pueblo de mi abuela. Mi tía Ángeles me las hacía doradas a la plancha con hojas de castaño. La harina de maíz en Asturias la muelen tan fina como la de trigo y el pan de maíz es exquisito.

Paris, Notre Dame la nuit

Paris Notre Dame la nuit
Paris Notre Dame la nuit
Paris, Notre Dame la nuit ©2019 Maite Díaz González