Sobre Duchamp

En la primera parte  del artículo el filósofo José Luis Pardo habla sobre el objetivo de las vanguardias en referencia a eliminar las fronteras entre “arte y no arte”, luego la precisión conceptual está más abajo; las vanguardias plantearon eliminar fronteras, barreras entre Arte y Vida. Es interesante para esto analizar todo el programa de la Bauhaus en el que los materiales y las técnicas tenían un objetivo conceptual, la valoración de los oficios tradicionales (parte de la vida cotidiana en la producción de objetos)
Por otra parte, la frase final no es precisa, dice: “En definitiva, cuanto más político es el discurso del arte para poder legitimarse, su acción es más privada y menos política”.
Cuando más político es el arte, para legitimarse se acerca a la institución, es la institución la que legitima (galerías, museos, universidades) y entonces su acción no es “más privada”, es más institucional, y por tanto, al ser absorbido, aceptado, expuesto por las instituciones pierde su objetivo inicial, se desarma el dispositivo para funcionar como un simulacro político.

http://www.elcultural.com/noticias/arte/El-fracaso-triunfal-de-Marcel-Duchamp/10145

Anuncios

TIERRA TERRE EARTH

terre_maite_diaz_gonzalez TIERRA-TERRE-EARTH 

Maite Díaz González. Instalación fotografía y objeto. 2008

Documento PDF de la pieza piche en el enlace para ver los detalles

Imagen

París, Jardín de las Tullerías

maite_diaz_gonzalez_2016_web© maite díaz gonzález

Paz, amor, libertad y esperanza

Fotografía maite diaz gonzalez
fotografía maite diz gonzalez
maite díaz gonzález 2016

Mis mejores deseos a todos en estas fiestas y en el nuevo año.
¡Feliz Navidad! a los que continúan la hermosa tradición de reunir a la familia.
La fotografía fue tomada en la costa bretona, en Saint Maló; la bella, es una de las gaviotas que surcan los cielos de aquella costa hermosa desde donde han salido piratas y exploradores. Saint Maló fue también una importante ciudad corsaria, donde eligió descansar Chateaubriand después de una vida ajetreada entre la violencia de los cambios políticos y los exilios. La ciudad durante la segunda guerra mundial fue bombardeada y quedó prácticamente arrasada. La vida y su fuerza siempre es más poderosa. Para todos mis mejores deseos de paz, amor, libertad y esperanza.

Bahía de La Habana, Casablanca y Regla

Puerto de La Habana. Litografía
Preciosas las lanchitas de Regla y Casablanca, me encantaba ir y recorrer el puerto con mi padre que tenía el buen gusto de considerar aquellos viajes por el mar de la bahía como los mejores paseos. No teníamos familia o amigos en la otra orilla, pero paseábamos en aquellas lanchas de madera pintadas de blanco con sus ventanas de guillotina y el ruido característico del motor. La Habana como una Venecia circular con sus vaporettos tropicales. Llegábamos a Casablanca subíamos hasta donde está el Cristo y mi padre me contaba las anécdotas de los españoles que llegaban al puerto de La Habana. Así llegaron los bisabuelos catalanes en 1890 y algo, el primer hombre llegó desde Barcelona: Antonio Fornés Corominas, con esposa, mi bisabuela Luisa Ventura Bleda y dos hijos; luego mis abuelos asturianos, y también mi abuelo materno desde Canarias. Allí, en triscornia, el Ellis Island de La Habana pasaban cuarentenas, esperaban que algún familiar o amigo les pagara unos impuestos para poder salir y comenzar la nueva vida. O salían directamente en trenes, los menos afortunados e instruidos hacia la Ciénaga de Zapata a construir canales o a trabajar en la fabricación de carbón. De todas estas peripecias existenciales relacionadas con la emigración española contaba mi padre anécdotas, por esto, cuando leyó Gallego de Miguel Barnet me dijo: si leíste Cimarrón que es un buen libro, no leas Gallego, porque cualquier historia conocida de parientes y amigos es mucho más verídica y con la fuerza que no tienen las que cuenta en la novela.
Las lanchas de la bahía debían ser declaradas patrimonio cultural de arquitectura naval y crear talleres que lograran recuperar estas joyas y ponerlas de nuevo al servicio de la población. Claro, para esto debíamos tener la ilusión de que tras la destrucción de la guerra que nunca sucedió en Cuba, alguien tendría la lucidez europea que permitió levantar las ciudades, iglesias y catedrales desmoronadas, piedra a piedra, tras la guerra.

© 2016 Maite Díaz González

Inventarios 1. Ensayo en blanco y negro

00_triptico_2a_maite_diaz_gonzalez01_diptico_2_maite_diaz_gonzalez
02_triptico_1_maite_diaz_gonzalez
03_maite_diaz_gonzalez_12
04_triptico_5_maite_diaz_gonzalez
05_triptico_3_maite_diaz_gonzalez_2applat
06_maite_diaz_gonzalez_10
07_maite_diaz_gonzalez_13
08_maite_diaz_gonzalez_7
09_maite_diaz_gonzalez_8

Picasso, esculturas

Picasso sculptures, exposition au Musée Picasso de Paris

La primera vez que visité el Museo Picasso de París comprendí por qué Picasso ha sido uno de los talentos más admirados y odiados de la historia de la modernidad. La capacidad creativa, la libertad y el juego, le ofrecieron la posibilidad de la multiplicidad de su obra que hay que descubrirla en los espacios de las instituciones pues las galerías y los mercados del arte se han caracterizado por comercializar solo su pintura. La obra tridimensional menos prolífica resultó un terreno de experimentación privilegiado por la libertad del artista.

La exposición es interesante porque resume toda la investigación formal y la diversidad de materiales que utilizó para crear y expresarse. Escayola, cera, ediciones en bronce, cemento directo, pero también materiales reciclados, objetos encontrados y sus magníficas piezas en chapa de metal bocetadas desde una hoja de papel. El carácter lúdico, la experimentación y el proceso de trabajo que, de toda evidencia gustaba documentar y archivar. Así podemos descubrir sus bocetos simples a partir de una hoja de papel plegada y recortada, dibujando con las tijeras la forma, y luego, el trabajo de mise au carreau par llevarla a escala monumental.

La exposición Picasso sculptures, es una oportunidad única para ver reunidas piezas que fueron dispersadas en los años veinte y treinta, como la serie del Vaso de ajenjo de la que editó seis piezas en bronce que luego pintó al óleo o patinó para convertirlas en piezas únicas. Las cabezas de Fou (el arlequín), o de Fernande, sus originales en escayola y sus versiones en bronce editadas por el galerista Ambroise Vollard. Las dos versiones de la pieza realizada con Julio González y su técnica de las planchas de metal ensambladas, Mujer en el jardín, esta versión en plancha de metal pintada de blanco y la pieza editada en bronce también dialogan frente a frente en una de las salas de la muestra y no habían sido reunidas desde 1932.

La exposición comienza con la conocida Mujer embarazada; la versión en escayola y la versión en bronce están montadas frente a frente. Sobre las paredes las fotografías de su casa taller en el sur de Francia, la villa California en Cannes, tan fotografiada durante la década de los años cincuenta. A lo largo de la exposición disfrutamos de impresiones originales de Dora Maar, Henri Cartier Bresson, Brassai, Villers, grandes fotógrafos que dejaron testimonio de los diferentes talleres del artista y del ambiente de trabajo. Sorprenden estas imágenes editadas muchas veces en pequeños formatos, unas miniaturas fotográficas que hacen de la atmósfera un lugar mítico.

Así, las grandes cabezas de mujer realizadas en escayola o cemento directo en el taller que alquiló en Boigseloup, a sesenta kilómetros de París, donde vivió entre 1930 y 1936 con su amante Marie Thérese Walter, cerca de Gisors, tienen en sus proporciones y volúmenes este aire poderoso y la energía de las venus primitivas. Junto a estas piezas una serie de esculturas en escayola desarrollan estas ideas relacionadas con las formas orgánicas sensuales que, desde algunos ángulos, representan formas claramente sexuadas y volúmenes de un gran erotismo.

Los bañistas realizados con recortes de madera reciclados aparecen editados en bronce y con una pátina oscura. La elegancia y la simplicidad de las piezas se dibuja en el conjunto de las siluetas. Al lado de esta sala, una de mis preferidas reúne las piezas en plancha de metal plegada, cortada y soldada. El montaje ha creado en las bases unos soportes que giran y nos permiten verlas desde todos sus ángulos. Los curadores han convertido las esculturas facetadas en piezas cinéticas.

La exposición estará hasta el 28 de agosto en el Museo Picasso de París que ha sido renovado. A partir del día 11 de abril reabrirá el nuevo montaje de la colección de pinturas, grabados y cerámicas del artista español, que tiene en París, su casa más acogedora y diversa.

© 2016 Maite Díaz González

Picasso y los maestros. Crónica de la exposición en el Grand Palais en 2009