Archivo de la categoría: Uncategorized

De la serie Naufragios

Naufragios. Maite Díaz González. El oscuro esplendor
De la serie Naufragios. El oscuro esplendor    ©maite díaz gonzález

Anuncios

La Habana, 1940

la_habana_1940
La Habana, 1940

Preciosa la ciudad con sus cúpulas. La Habana florentina con sus pináculos de la iglesia de la Loma del ángel, sus avenidas amplias y los arcos y columnas abriendo soportales para protegernos del sol y de las lluvias tropicales. Esta es una vista desde una nave entrando al puerto por el canal o desde las murallas de La Cabaña.He recordado también la perspectiva de Les Invalides en París con su poderosa cúpula dorada. Los cubanos de aquella época, afrancesados, miraban mucho a París, sobre todo, en las formas.
La bahía de La Habana y todas las poblaciones que están alrededor podrían ser lugares magníficos. La última vez que estuve en la ciudad la bahía estaba tan limpia que en el embarcadero de Casablanca se veía el fondo. La recordaba con una espesa nata de petróleo de todos los cargueros rusos que lavaban las cisternas en la bahía; al menos eso decían para explicar aquella inmundicia. Como los restos de chapapote que llegaban a las costas en los arrecifes o las playas que nos hacían maldecir a los supertanqueros que desfilaban en el horizonte. Recuerdo pequeña cuando paseábamos en las lanchitas por la bahía la impresión al ver los barcos mercantes enormes, aquellas moles de acero como fortalezas, y la lanchita de madera con su sonido particular, a veces penando y navegando entre los colosos.

Gijón, 15 de julio de 1935

carta_abuelo_maite_diaz_gonzalez

Leo las entradas de la página Asturias en español. Me he abonado pues me interesa leer sobre cómo va estableciéndose el bable, que ha sido siempre un dialecto, como lengua oficial en Asturias, además de la lengua española. En casa, soy nieta de asturianos y mi padre y mis tíos crecieron en Gijón, estudiaron y vivieron durante casi diez años hasta que comenzó la guerra civil y se fueron al pueblo de mi abuela en Cangas de Onís. Mi abuelo se fue a vivir a Madrid con dieciséis años, estudió en la escuela de su pueblo somedano a mil cien metros de altura, muy cerca del puerto San Lorenzo en el Camino de La Mesa, la antigua calzada romana. Contaban que en octubre la nieve llegaba a la cintura. De Madrid se fue a La Habana para no hacer el servicio militar, fue insumiso, decía que si sus ancestros habían combatido y expulsado a los árabes él no tenía nada que hacer en aquellas tierras. Estuvo detenido, lo sacó de la prisión un tío materno que era sacerdote y se fue a La Habana. Allí montó negocios de carnicerías y ganado que era lo que conocía y le fue bastante bien económicamente. En 1929 tras el crack bancario perdió dinero y decidió regresar a España, a Gijón, con toda la familia. La carta que guardo me la dio mi padre. Salvador Díaz Menéndez mi abuelo, le escribe a su asociado, también asturiano en La Habana y le cuenta el viaje y su peripecia para pasar tabaco sin pagar impuestos de aduana. Le encantaba fumar tabaco en pipa o puros. Tenía una colección de pipas y era uno de sus pasatiempos preferidos además de ser buenos lectores de libros y periódicos. Mi abuela recibía en casa en La Habana, el Diario de la Marina del que era suscriptora. La carta es un testimonio de un hombre un año antes de la guerra, justo un año, es interesante porque además de los datos sobre la aduana que escribe a mano con una caligrafía preciosa en el reverso de la carta mecanografiada, escribe en perfecto español con alguna falta de ortografía pero en español, solo utiliza “xente” para decir gente refiriéndose a sus paisanos.

Cartas

carta_maite_diaz_gonzalez_antonia_eirizEn el curso de español dediqué dos clases a enseñarles a los alumnos la estructura de una carta y cómo rellenar un sobre en papel, poner un sello de correos…Pocos apreciaron hacer los dibujos, señalar los campos específicos con las palabras necesarias y las fórmulas de cortesía y afecto; la mayoría, como describe el artículo, nunca había escrito una carta ni tampoco recibido ninguna. Y la pregunta de rigor era: ¿Y para qué sirve esto si tenemos nuestros teléfonos móviles? Esto no sirve para nada. Ayer llegó a casa Nuccio Ordine, La utilidad de lo inútil y también he sabido que los padres se han quejado por la calidad de las clases, utilizo el manual, un libro, y casi nunca doy los cursos impresos y deben escribir. Los alumnos están habituados a rellenar textos, espacios en blanco con palabras sueltas. Al final como ejercicio escribieron una carta manuscrita de veinte líneas contando sus vacaciones.
El valor de la escritura en general, no solo de cartas, con todo el desarrollo de las nuevas tecnologías ha cambiado también a la educación y a los métodos de enseñanza. Sobre esto tampoco sabremos las consecuencias a largo plazo sobre el individuo y el desarrollo de sus capacidades de expresión, abstracción y síntesis. Las consecuencias sobre el desarrollo del lenguaje, el vínculo entre la mano y el cerebro, ese acto físico que, los que dibujamos, sabemos que es fundamental y que no es lo mismo dibujar en papel que sobre un ordenador, no es lo mismo sobre todo para pensar, y todo esto cómo influirá en el desarrollo de la comunicación y las relaciones humanas; quizá la sociedad reaccionará cuando ya sea demasiado tarde. O todo esto es normal y vamos hacia un hombre tecnológico robotizado al que las manos se le transformarán en un periférico digital que enviará mensajes al dictado.
Otro detalle importante y relacionado a la carta es la caligrafía, en general es desastrosa la calidad gráfica, el desconocimiento de la jerarquía, de las reglas de composición, están acostumbrados a recibir todo fotocopiado y no tienen conciencia de que la expresión gráfica y la presentación también son importantes. El reto del espacio blanco de la página y apropiarse del mismo estéticamente. La belleza de la letra, su capacidad para comunicar ideas, sentimientos, impresiones. Es raro encontrar caligrafías hermosas y legibles. Y lo peor es la falta de sensibilidad con respecto a este tema. Nosotros aprendimos con el método Palmer y luego cada cual imprimió su personalidad pero después de haber aprendido con rigor el dibujo de las letras.
Recuerdo en España haber recibido solo una carta de mi madre escrita a máquina, la impresión extraña que tuve como que aquella no era una carta suya. Desde hace casi veinte años nos comunicamos por correo electrónico pero guardo todas sus cartas manuscritas y la alegría cuando llegaba alguna siempre de manos de un mensajero que había estado con ella.

Carmen

carmen

Carmen

No está mal hacer una versión menos trágica, adaptada a “l’air du temps” en la que la mujer sea una heroína que defiende su libertad en lugar de “une femme fatale” que sigue siendo la moral de la historia. Carmen muere por ser sensual y promiscua, dirían hoy, al mantener relaciones o más bien coquetear con varios hombres. Los más libertinos hablarían de poliamor. Los teóricos sobre la exclusividad del amor y por tanto del cuerpo. Una versión que reivindicara la libertad sin tener que recurrir a la violencia, esta posibilidad sería un ideal imposible en las relaciones pasionales.
En la nueva versión en lugar de morir acuchillada por el hombre celoso es Carmen quien dispara al agresor. Es difícil aplaudir un asesinato aunque sea en defensa propia. El teatro no es la realidad, podemos aceptar que una mujer mate si su vida está en peligro pero el acto violento y radical reivindicado como solución al problema de la libertad no deja de ser otro problema, no es una solución.
La trama va de pasiones y violencias, con los tiempos que corren Carmen podría ser un símbolo de la libertad de la mujer libre que no tiene por qué terminar trágicamente; entonces sería otra historia. Otra Carmen no la de la tragedia amorosa.
En Francia Emmanuel Macron ha sugerido que la pieza comiencen a representarla en los Liceos para hacer la pedagogía sobre las libertades y derechos de la mujer. ¿Por qué hoy todavía en los medios conservadores cuando una mujer es libre sigue siendo considerada una puta, si se divorcia o si decide tener un amante algo que los hombres han hecho desde siempre sin ninguna valoración moral negativa?
Carmen una heroína feminista y española. Las críticas cuando fue estrenada en París no fueron negativas porque criticaran el asesinato sino por la sensualidad desatada del personaje al que recomiendan sentarla y tirarle una jarra de agua fría en la cabeza. Carmen la calenturienta, a los ojos de los parisinos y las parisinas del siglo XIX.

Carmen et les traîtresses de “Cosi fan tutte” : quand l’opéra persécute ses femmes

https://www.franceculture.fr/musique/carmen-et-les-traitresses-de-cosi-fan-tutte-quand-lopera-persecute-ses-femmes

Fragmento de una nave

José Antonio Díaz Peláez, escultor. Maite Díaz González

José Antonio Díaz Peláez

Hace diez años escribí sobre los primeros días de los que tengo recuerdos en la casa familiar donde tenía el taller mi padre. Lo importante que ha sido para mí la educación de mis padres y las horas que pasé con él muy pequeña, ese tiempo primero donde creo se deciden nuestros intereses, se forma la mirada o lo que podrá emocionarnos andando los años. Escribí sin revisar, sin regresar; fue un buen ejercicio reunir todas aquellas imágenes; acababa de abrir el blog y no sabía poner los acentos españoles con el teclado francés. Buscando unas imágenes he encontrado unas fotos martillando en un yunque con cuatro o cinco años, tomadas por Aladino Sánchez, fotógrafo y publicista que fue siempre para nosotros como un ángel guardián. En Bretagne recordé mucho a mi padre. Había tormenta pero por las mañanas el cielo se despejaba y pudimos disfrutar pasear sin las lluvias constantes. Viajar nos saca de las rutinas que en ocasiones nos entorpecen los sentidos. Horas intensas de descubrimientos y experiencias, de puntos de contacto, de energía y emoción en una playa atlántica y fría ante un monumento megalítico de hace cuatro o cinco mil años. Ver la pieza y pensar en él y tener la sensación de haber dejado de verlo solo unos minutos.

Memorias de mi padre I

https://maitediaz.wordpress.com/2008/10/07/memorias-de-mi-padre-i/

Imagen

FELIZ AÑO BONNE ANNÉE HAPPY NEW YEAR 2018

2018_happy_maite_diaz_gonzalezWEB
¡Feliz Año! Bonne Année ! Happy New Year! 2018
¡Salud, Energía y Fuerza!!
Un buzón, una caja de resonancias como símbolo de todas las buenas nuevas y un muro que me ha alegrado mis mañanas de otoño cada día mientras voy andando a trabajar.
Al lado de esta casa en el siglo XIX estaba la casa de correos, le relais de la poste, donde paraban las diligencias para descansar y cambiar los caballos que seguían rumbo al norte. Dormía en este lugar cuando visitaba Dammartin el escritor Gérard de Nerval; en sus obras hace mención de este pueblo, de Othis, Châalis y Ermenonville no lejos de Mortefontaine donde vivía su abuelo y de la aldea de Loisy donde fue criado por una nodriza.