Archivo de la categoría: Fotografía series

Cruce de caminos

maite_diaz_gonzalez_cruce_de_caminos_0670 2
© 2018 maite díaz gonzález

Después de la nevada de ayer el cielo amanece azul y despejado. Las olas de frío llegan con contrastes de luz y color. Del blanco gris y la luz mínima al azul transparente de los cielos castellanos. Me encantaba el frío en Madrid y los cielos azules, intensos. Ayer nevó con furia y viento, cayó una nieve fina que lo cubrió todo en pocos minutos. Resbalé y terminé en el suelo. Reí y me acordé de mi padre cuando me caía en el parque aprendiendo a patinar o a montar bicicleta; llegaba corriendo al instante y me decía: levántate, sin tiempo para comenzar a llorar. Es lo que tiene aprender, hay que saber caer y levantarse. Según su experiencia y sus años mozos de fútbol levantarse rápido es un reflejo necesario, lavar el rasponazo, desinfectar y pasar a otra cosa.

 

Anuncios

Homenaje a Pollock, en blanco y negro

Homenaje a Pollock maite_diaz_gonzalez_pollock

© 2018 maite díaz gonzález

Salí a mediodía del trabajo y me fui a dar un paseo. Tenía una hora que aproveché bien. Encontré a la entrada del parque un precioso gato negro y blanco que vino a mi encuentro y me acompañó durante todo el rato. Maullaba y se metía debajo de mi abrigo, tenía frío y todo lo que quería era jugar. Por un momento me abandonó para seguir a otra mujer pero regresó al poco rato y terminamos el paseo juntos; parece no le dejaron abierta la gatera de la casa. Hubo momentos de tensión con dos patos que se alarmaron cuando lo vieron estirarse y hacer la serpiente…los plumíferos comenzaron a escandalizarse y a batir las alas mientras el gato se arrastraba entre la nieve calculando las distancias, tratando de ocultarse. Me concentro tanto cuando estoy fotografiando y desconecto de tal manera que no me entero de nada. Me daba cuenta que el gato me seguía porque venía a frotarse contra las botas y me empujaba para que me parara y le hiciera caso. Al rato una señora me preguntó si no había visto caer el hombre al agua. No. No he visto nada. Pues ha perdido la fotografía del día. Hay que ver cómo se asocia la fotografía con la captura del instante fuera de lo común llegando al espectáculo o la tragedia. Reímos porque vaya chapuzón con estas nieves. Es cierto que vi a una pareja y pensé: qué imprudentes y que poco delicados ponerse a caminar por esa plataforma y romper la poderosa capa de nieve que magnifica todo objeto donde se posa, los que vendrán más tarde no podrán disfrutarla pero fue una reflexión de segundos. No lo ví caer, tampoco lo sentí, no gritó.Cayó y salió corriendo helado y asustado. Mientras sucedía el baño inesperado estuve absorta en las caídas de los copos, ese desvanecerse y desaparecer en el aire.
La magia de la nieve y de la luz, cuando ves caer los copos desprendiéndose entre las ramas. Como una cascada lenta la nieve cae, tropieza y se expande silenciosa como un polvo que se convierte en humo, como el signo de una desaparición. Algunos copos grandes y pesados se estrellan contra la superficie helada del estanque y dibujan, inocentes, y ante el escándalo general, un pollock.

Desde mi ventana. Homenaje a Mondrian

Homenaje a Mondrian maite_diaz_gonzalez_mondrian 2018 © maite díaz gonzález

Estamos aislados por la nieve. El silencio y despertar como si afuera hubiera un sol oscuro y resplandeciente. El misterio de las sombras tenues y de las líneas de las sombras en la nieve. Desde mi ventana el paisaje parece un fondo marino cubierto por un bosque de corales. Hacía años no sentía tanto frío; creo fue en el 2011 o 2010 la última gran nevada. Regresaba de París, la ciudad colapsada, los metros cerrados, los semáforos intermitentes y la gente bebiendo vino en todos los bares del Boulevard Magenta, logré llegar a pie hasta Gare du Nord para coger el tren a tiempo. Luego tuve que salir a pie del aeropuerto con la nieve hasta los tobillos. Atravesé las pistas por la calle que pasa debajo hasta poder reunirme con Pepe que se quedó aislado sin poder llegar a la salida del primer pueblo que está al lado de las pistas.
Hoy no funcionan los transportes públicos y las carreteras y calles están impracticables. En la A86 y la N118 se han quedado atrapados muchos conductores que han dormido en sus coches. Ayer, no funcionaban los autobuses por la tarde, salí a las once de la mañana del Liceo, el chofer conducía muy despacio en las pendientes y en los giros en las rotondas.
Por la mañana, a las siete, raspamos unos diez centímetros de nieve y resbalaba mucho el pavimento. En la noche prohibieron la circulación de los camiones rastras. Acabo de leer a la presidenta de la región Île de France, Valérie Pecresse muy crítica con la falta de información a los usuarios de los medios de transporte públicos y privados.
Ahora la luz es preciosa, a ver si puedo salir para hacer fotos.

De la serie Naufragios

Naufragios. Maite Díaz González. El oscuro esplendor
De la serie Naufragios. El oscuro esplendor    ©maite díaz gonzález

Geometría del agua

Fotografías Maite Díaz González

Geometría del agua Fotografías Maite Díaz González

Geometría del agua Fotografías Maite Díaz González

fotografías © maite díaz gonzález

Geometría del agua. Transparencias. Gotas que quedan detenidas, solas como islas o piedras de luz. Vibraciones. Cristales. Lupas que muestran un sendero. Luz del agua. Mapa de estrellas en la noche.

Fragmentos-Diarios I

Fragmentos - Diarios I. Fotografías y textos de Maite Díaz González
Fragmentos-Diarios I Paisajes / Objetos 
  Fotografías y textos de Maite Díaz González

En el enlace puede descargar la edición en formato pdf del libro-catálogo Fragmentos-Diarios I que recoge imágenes y textos que han sido publicados en el blog y que funcionan como piezas texto-imagen. Un diario gráfico y textual. Además aparecen algunas piezas de otras series fotográficas. La edición ha sido concebida como un catálogo por necesidades puramente administrativas.

Ensayos en blanco y negro. Inventario

maite_diaz_gonzalez_ensayos
Serie Ensayos en blanco y negro. Inventario No.1…12, (work in progress) Portada de la edición del libro. Dos de las piezas de la serie están expuestas en el Búnker, en la exposición 100 y 31 S.A.

ENSAYOS EN BLANCO Y NEGRO.INVENTARIO . Maite Díaz González (pdf)

ISOLA EDICIONES 

Texto sobre la exposición 100 y 31 S.A que reúne a un grupo de artista amigos egresados de la Academia San Alejandro de La Habana

La muestra 100 y 31 S.A se inaugura hoy viernes 10 de marzo en el espacio de exposiciones El Búnker en la ciudad de Miami.
El pintor Raúl Proenza ha cedido su espacio para organizar este primer encuentro de egresados de la Academia de Bellas Artes San Alejandro de La Habana, institución que cumplirá el año próximo su segundo centenario.
La Academia San Alejandro con la fundación de la ENA, la Escuela Nacional de Arte, un proyecto ambicioso de la Revolución que permitió a muchos creadores del interior del país estudiar en La Habana, cayó en el olvido o pasó a ser para las autoridades una institución de segunda importancia. La Academia San Alejandro con los vientos revolucionarios era en esencia un símbolo colonial un tanto arcaico, anterior incluso al ancien régime. Esta interpretación es posible siguiendo una lógica revolucionaria y napoleónica de reinventar un nuevo orden y nuevas instituciones sin “los vicios del pasado.”
El grupo reunido estudió durante cuatro años en aquella institución que ocupó en el popular barrio de Marianao un edificio en la rotonda de 100 y 31, espacio que le asignó Camilo Cienfuegos en 1959. El desaparecido comandante Cienfuegos durante la década de los cincuenta había sido estudiante de escultura en la antigua sede de la calle Dragones entre Rayo y San Nicolás, en La Habana.
La exposición reúne a varias promociones de graduados entre fines de los setenta y principios de los ochenta, creadores que comenzaron a trabajar y a exponer en esta década y forman parte de lo que se ha llamado la generación de los 80 en las artes plásticas.
Un boom creativo en el que muchos artistas trabajaron y expusieron individualmente, mientras otros se organizaron en grupos con el fin de exponer en el reducido espacio del panorama del arte de aquellos años en La Habana donde el único promotor era el Estado y sus instituciones. La Habana era un laboratorio, críticos, estudiosos y curiosos de otras latitudes se acercaban a conocer, y, en pocas ocasiones a comprar la producción de aquellos artistas que trabajaban en una isla del Caribe perteneciente al ‘campo socialista.’
Estas generaciones se formaron y crecieron con aquella épica revolucionaria y su contestación y crítica más o menos abierta, o su asunción y militancia; con la propaganda y la represión y el control de las organizaciones revolucionarias, con la doble moral, con los discursos interminables del líder máximo que en ninguna reseña de aquellos años podrían faltar, pero, sobre todo, con la realidad de un encierro tan contradictoria con la experiencia del arte. La creación se nutría con las lecturas y el estudio de las publicaciones especializadas que llegaban desde Estados Unidos y Europa a la biblioteca del Instituto Superior de Arte o a la Biblioteca Nacional en La Habana.
En aquellos años también había citas anuales para exposiciones colectivas en los salones y concursos en la ciudad. Galerías indispensables como la Galería L en el Vedado bajo la dirección de Martha Limia, o la Galería Habana de la calle Línea, o la de la Casa de la Cultura de Plaza donde oficiaba Enrique Silva. O la de San Rafael que era como un largo corredor o un pasaje benjaminiano en la zona comercial de la ciudad, entrabas por una calle y salías por otra casi cien metros después.
Las muestras que movían a los artistas en el extranjero eran organizadas por el Estado, por los críticos y especialistas estatales de las diferentes instituciones en asociación con otras instituciones extranjeras. Exposiciones de “arte cubano” como expresión nacional y como resultado de la excelencia creativa en un proceso político revolucionario y victorioso.
La exposición 100 y 31 S.A es una cita, una dirección, una sociedad anónima, el resultado de la reunión de una fragmentación vital que comenzó con la salida casi masiva en 1990 hacia México cuando las instituciones comenzaron a facilitar los primeros permisos de salida limitados a los artistas comenzando así el deshielo en el Caribe.
Ha sido a partir de una idea y de la conversación de unos pocos que la muestra se ha organizado de manera independiente. Cada artista ha corrido con los gastos de producción y envío de sus obras. La exposición reúne a una generación en la que todas estas experiencias se han vivido. Las obras como las vidas son la materialización de unas ideas y una voluntad. En el grupo algunos artistas viven aún en La Habana, la gran mayoría reside en diferentes puntos del planeta, de norte a sur y de este a oeste si tomamos como centro imantado a la ciudad.
Una muestra de personalidades y propuestas que ha organizado la amistad, un testimonio del poder del arte como experiencia y como espacio de comunicación. Un lugar de encuentro para dialogar y restablecer el contacto perdido tras años de diáspora y exilio.
© 2017 Maite Díaz González

EXPOSICIÓN 100 y 31 S.A
INAUGURACIÓN el 10 de marzo de 2017 a las 7:00 pm
EL BÚNKER
10890 Quail Roost Drive, Suite 30, Cutler Bay, Fl 33157
Contacto: Raúl Proenza
T: (786) 205 8496

La exposición estará abierta al público durante los meses de marzo y abril