Archivo mensual: marzo 2017

Mi corazón español

Mi corazón español. Maite Díaz GonzálezMi corazón español. Maite Díaz GonzálezMi corazón español. Maite Díaz González
Mi corazón español. Fotografía Maite Díaz González
Patata, piedras, cuchillo, papel e hilo de cocina

Anuncios

Ensayos en blanco y negro. Inventario

maite_diaz_gonzalez_ensayos
Serie Ensayos en blanco y negro. Inventario No.1…12, (work in progress) Portada de la edición del libro. Dos de las piezas de la serie están expuestas en el Búnker, en la exposición 100 y 31 S.A.

ENSAYOS EN BLANCO Y NEGRO.INVENTARIO . Maite Díaz González (pdf)

ISOLA EDICIONES 

Texto sobre la exposición 100 y 31 S.A que reúne a un grupo de artista amigos egresados de la Academia San Alejandro de La Habana

La muestra 100 y 31 S.A se inaugura hoy viernes 10 de marzo en el espacio de exposiciones El Búnker en la ciudad de Miami.
El pintor Raúl Proenza ha cedido su espacio para organizar este primer encuentro de egresados de la Academia de Bellas Artes San Alejandro de La Habana, institución que cumplirá el año próximo su segundo centenario.
La Academia San Alejandro con la fundación de la ENA, la Escuela Nacional de Arte, un proyecto ambicioso de la Revolución que permitió a muchos creadores del interior del país estudiar en La Habana, cayó en el olvido o pasó a ser para las autoridades una institución de segunda importancia. La Academia San Alejandro con los vientos revolucionarios era en esencia un símbolo colonial un tanto arcaico, anterior incluso al ancien régime. Esta interpretación es posible siguiendo una lógica revolucionaria y napoleónica de reinventar un nuevo orden y nuevas instituciones sin “los vicios del pasado.”
El grupo reunido estudió durante cuatro años en aquella institución que ocupó en el popular barrio de Marianao un edificio en la rotonda de 100 y 31, espacio que le asignó Camilo Cienfuegos en 1959. El desaparecido comandante Cienfuegos durante la década de los cincuenta había sido estudiante de escultura en la antigua sede de la calle Dragones entre Rayo y San Nicolás, en La Habana.
La exposición reúne a varias promociones de graduados entre fines de los setenta y principios de los ochenta, creadores que comenzaron a trabajar y a exponer en esta década y forman parte de lo que se ha llamado la generación de los 80 en las artes plásticas.
Un boom creativo en el que muchos artistas trabajaron y expusieron individualmente, mientras otros se organizaron en grupos con el fin de exponer en el reducido espacio del panorama del arte de aquellos años en La Habana donde el único promotor era el Estado y sus instituciones. La Habana era un laboratorio, críticos, estudiosos y curiosos de otras latitudes se acercaban a conocer, y, en pocas ocasiones a comprar la producción de aquellos artistas que trabajaban en una isla del Caribe perteneciente al ‘campo socialista.’
Estas generaciones se formaron y crecieron con aquella épica revolucionaria y su contestación y crítica más o menos abierta, o su asunción y militancia; con la propaganda y la represión y el control de las organizaciones revolucionarias, con la doble moral, con los discursos interminables del líder máximo que en ninguna reseña de aquellos años podrían faltar, pero, sobre todo, con la realidad de un encierro tan contradictoria con la experiencia del arte. La creación se nutría con las lecturas y el estudio de las publicaciones especializadas que llegaban desde Estados Unidos y Europa a la biblioteca del Instituto Superior de Arte o a la Biblioteca Nacional en La Habana.
En aquellos años también había citas anuales para exposiciones colectivas en los salones y concursos en la ciudad. Galerías indispensables como la Galería L en el Vedado bajo la dirección de Martha Limia, o la Galería Habana de la calle Línea, o la de la Casa de la Cultura de Plaza donde oficiaba Enrique Silva. O la de San Rafael que era como un largo corredor o un pasaje benjaminiano en la zona comercial de la ciudad, entrabas por una calle y salías por otra casi cien metros después.
Las muestras que movían a los artistas en el extranjero eran organizadas por el Estado, por los críticos y especialistas estatales de las diferentes instituciones en asociación con otras instituciones extranjeras. Exposiciones de “arte cubano” como expresión nacional y como resultado de la excelencia creativa en un proceso político revolucionario y victorioso.
La exposición 100 y 31 S.A es una cita, una dirección, una sociedad anónima, el resultado de la reunión de una fragmentación vital que comenzó con la salida casi masiva en 1990 hacia México cuando las instituciones comenzaron a facilitar los primeros permisos de salida limitados a los artistas comenzando así el deshielo en el Caribe.
Ha sido a partir de una idea y de la conversación de unos pocos que la muestra se ha organizado de manera independiente. Cada artista ha corrido con los gastos de producción y envío de sus obras. La exposición reúne a una generación en la que todas estas experiencias se han vivido. Las obras como las vidas son la materialización de unas ideas y una voluntad. En el grupo algunos artistas viven aún en La Habana, la gran mayoría reside en diferentes puntos del planeta, de norte a sur y de este a oeste si tomamos como centro imantado a la ciudad.
Una muestra de personalidades y propuestas que ha organizado la amistad, un testimonio del poder del arte como experiencia y como espacio de comunicación. Un lugar de encuentro para dialogar y restablecer el contacto perdido tras años de diáspora y exilio.
© 2017 Maite Díaz González

EXPOSICIÓN 100 y 31 S.A
INAUGURACIÓN el 10 de marzo de 2017 a las 7:00 pm
EL BÚNKER
10890 Quail Roost Drive, Suite 30, Cutler Bay, Fl 33157
Contacto: Raúl Proenza
T: (786) 205 8496

La exposición estará abierta al público durante los meses de marzo y abril

Ensayos en blanco y negro

maite_diaz_gonzalez Ensayos en blanco y negro

Maite Díaz González. Ensayos en blanco y negro. Inventario No.12