Bahía de La Habana, Casablanca y Regla

Puerto de La Habana. Litografía
Preciosas las lanchitas de Regla y Casablanca, me encantaba ir y recorrer el puerto con mi padre que tenía el buen gusto de considerar aquellos viajes por el mar de la bahía como los mejores paseos. No teníamos familia o amigos en la otra orilla, pero paseábamos en aquellas lanchas de madera pintadas de blanco con sus ventanas de guillotina y el ruido característico del motor. La Habana como una Venecia circular con sus vaporettos tropicales. Llegábamos a Casablanca subíamos hasta donde está el Cristo y mi padre me contaba las anécdotas de los españoles que llegaban al puerto de La Habana. Así llegaron los bisabuelos catalanes en 1890 y algo, el primer hombre llegó desde Barcelona: Antonio Fornés Corominas, con esposa, mi bisabuela Luisa Ventura Bleda y dos hijos; luego mis abuelos asturianos, y también mi abuelo materno desde Canarias. Allí, en triscornia, el Ellis Island de La Habana pasaban cuarentenas, esperaban que algún familiar o amigo les pagara unos impuestos para poder salir y comenzar la nueva vida. O salían directamente en trenes, los menos afortunados e instruidos hacia la Ciénaga de Zapata a construir canales o a trabajar en la fabricación de carbón. De todas estas peripecias existenciales relacionadas con la emigración española contaba mi padre anécdotas, por esto, cuando leyó Gallego de Miguel Barnet me dijo: si leíste Cimarrón que es un buen libro, no leas Gallego, porque cualquier historia conocida de parientes y amigos es mucho más verídica y con la fuerza que no tienen las que cuenta en la novela.
Las lanchas de la bahía debían ser declaradas patrimonio cultural de arquitectura naval y crear talleres que lograran recuperar estas joyas y ponerlas de nuevo al servicio de la población. Claro, para esto debíamos tener la ilusión de que tras la destrucción de la guerra que nunca sucedió en Cuba, alguien tendría la lucidez europea que permitió levantar las ciudades, iglesias y catedrales desmoronadas, piedra a piedra, tras la guerra.

© 2016 Maite Díaz González

3 Respuestas a “Bahía de La Habana, Casablanca y Regla

  1. Maria Eugenia Aguirre-Echevarria Fornes

    Maite, me alegra haber encontrado tu blog. Somos primas. Mi mama era de apellido Fornes, Mi abuelo fue Jesus Fornes Ventura y mis bisabuelos fueron Antonio Fornes Corominas y Luisa Ventura Bleda. Vivo en Nueva York. Saludos!!

    Me gusta

    • Hola María Eugenia, qué alegría, eres nieta de Jesús Fornés Ventura el hermano de mi abuela Antonia. Creo tengo una foto con Luisa, nuestra bisabuela en casa de mi abuela donde está tu papá. Un abrazo, hemos regresado de vacaciones, dos semanas en la Costa Brava, en Cataluña, la tierra de nuestros bisabuelos. Me alegro mucho de habernos encontrado. En California vive mi tía Conchita y cuatro primas: Connie, Elena, Marilyn y Patricia, y Enrique; Ana vive en Nueva Zelanda. Jorge Fornés, pintor y diseñador, hijo de Tío Claudio Fornés Ventura, vive en Miami. Y Tito, José Miguel, mi primo carnal, hijo de Carmen, la menor de mis tías vive con su mujer y tres hijas en Jacksonville. Hemos salido viajeros los descendientes de los catalanes, también, en Madrid, vive Pepito, el menor de Tía Carmen. Vivo al norte de París, a 35 km. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Maite, me alegra haber encontrado tu blog. Me parece que somos primas. Mi abuelo materno fue Jesus Fornes Ventura hijo de Antonio Fornes Corominas y Luisa Ventura Bleda. Vivo en Nueva York. Saludos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s