Albert Camus

Albert Camus, lee un fragmento de sus palabras en la entrega del premio Nobel.

El lunes 4 de enero de 1960, hace 56 años, moría en un accidente regresando a París desde su casa en Lourmarin, en la Provence. Viajaba con su amigo Michel Gallimard que muere cinco días después. Llevaba con él en un maletín el manuscrito de “El primer hombre”. Su último libro, autobiográfico, escrito durante varios años y que no llegó a terminar.

En el fragmento habla sobre la verdad, la deslealtad; de las sociedades y sus élites, las mascaradas difíciles para alguien que, como Camus, no pudo nunca vivir en la simulación. La lealtad a sus orígenes, a su país natal. Explica qué es para él el oficio de escritor y define a quiénes  le rodean en los ambientes intelectuales donde “los reflejos han sustituido a la reflexión, se piensa a golpes de slogans, como el perro de Pavlov babeaba al sonido de las campanas”, y, “donde la maldad a menudo trata de pasar como inteligencia.”

Sus palabras al recoger el nobel son un manifiesto ético que sigue iluminando la actualidad.

2 Respuestas a “Albert Camus

  1. Maite, gracias por enviarme tu magnifico blog, siempre con trabajos de gran interes, que revelan tu cultura. Tu amigo, Waldo Gonzalez Lopez Poeta, critico literario y teatral, periodista cultural

    Me gusta

  2. Muchas gracias Waldo por leer lo que publico por aquí. Y también agradecer a las redes sociales que comunican y envían los mensajes. Este año estará animado el blog, París siempre tiene cosas que contar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s