París

paris_maite_diaz_gonzalez
Saint Denis, el 21 de noviembre. Fotografía Maite Díaz González

Llegamos a París por la tarde, desde el norte por la A1. Llovía y las nubes grises y espesas se perfilaban con la luz intensa del sol de otoño que iluminaba los campos, los perfiles espumosos de las fábricas, las fachadas de los edificios de HLM que dan a la carretera y han sido restaurados en los últimos años. Pocos minutos después apareció a la derecha el gran disco blanco del Stade de France y sus puertas que alcancé a ver, R, S…Al otro lado de la carretera frente al estadio, un edificio alto ha desplegado sobre su fachada el disco blanco con el dibujo de la torre Eiffel, como el símbolo del Peace and Love de los sesenta y que se ha convertido en estos días en el símbolo cultural de lo que París representa como ciudad occidental capital de la libertad, de la alegría de vivir, de la vida urbana de los sitios en los que se encuentran los amigos, las familias, los amantes; las mujeres y los hombres que, en sus rituales diarios intercambian sus experiencias y sus historias en el bistrot (bar), la brasserie (restaurante) tradicional o el pequeño restaurante del barrio; esas instituciones civiles de la calle en las que confluyen muchas personas llegadas desde cualquier lugar del planeta. París es esto, la efervescencia de la realidad del mundo en su diversidad y en sus contrastes.

Llovía con fuerza y algo de viento. Entramos en un bar al lado del teatro Olympia para tomar algo. Las terrazas vacías, en el interior, las mesas y la barra estaban animadas. La fachada iluminada con sus letras rojas mantenía la programación como han hecho las salas de espectáculos de la capital. La Ópera Bastilla abría sus puertas con nuevas medidas de seguridad. Los actores y los propietarios de las salas han decidido que el miedo no puede adueñarse de los espacios culturales que son los objetivos de los atentados islamistas. Entre los más jóvenes ha sido un éxito la campaña «Ce soir au bistrot» (Esta noche en el bar) lanzada en las redes sociales y que ha reunido a decenas de jóvenes que piden hacer ruido, mientras brindan con sus vasos de cerveza, sus copas de vino y se niegan a cambiar sus rituales de civilización frente a la barbarie de una ideología religiosa que no ama la música y que no disfruta de los placeres de la vida como el buen vino. Una campaña que debía llevar inscrita uno de los tantos versos que dedicó Omar Khayam al vino en su Rubaiyat, escrito en el siglo XI y que los ignorantes de su propia cultura desconocen, o peor aún, condenan desde su idea absurda del mundo.

Llueve tras los cristales y gruesos goterones dibujan la ciudad que se recoge. La lluvia como una lupa aumenta los contrastes entre la calle y los interiores. París se ilumina para las fiestas de la navidad como aquella imagen que leí en algún momento, la de la catedral durante el medioevo, como una linterna en la noche. El paseo por la rue Saint Honoré, donde todas las boutiques están abiertas, lejos han quedado los sucesos del día de Saint Barthelemy, las guerras de religión no son más que la historia de lo que no podrá volver a suceder jamás. Luego, doblamos hacia Rivolí, sus soportales llenos de tiendas y de turistas, para desembocar en el paseo de los Elíseos engalanado para el mercado de las fiestas que se avecinan. El Marché de Noël ha crecido este año y las medidas de seguridad son draconianas. Sigue lloviendo con fuerza y muchos de los bungalows de madera abiertos e iluminados están vacíos de clientes y paseantes. La ciudad que ha perdido una parte importante de sus beneficios comerciales en la última semana, va retomando su ritmo, inmersa en la tragedia de los atentados, en los homenajes a las ciento treinta víctimas, en las medidas del estado de urgencia; resuelta a resistir a la barbarie porque la luz aquí encendida no ha dejado nunca de crecer.


Gracias a ZazOfficial y a mi amigo A.Y que me ha enviado la música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s