Carlos Alberto Montaner: Diez razones para votar contra Chávez

Carlos Alberto Montaner enumera en diez puntos las razones por las cuales los venezolanos no deberían votar a Chávez en las próximas elecciones. Chávez está enfermo de cáncer, Mitterrand durante su último mandato gobernó también enfermo con un tratamiento fuerte que le transformó físicamente, pero la diferencia es la organización democrática de cada país, la solidez de sus instituciones y el respeto de la Constitución. Francia es una democracia sólida donde se practica la alternancia y se respeta a los ciudadanos a partir de unos derechos y libertades -y también deberes- que debemos cumplir todos independientemente de las creencias religiosas, las afiliaciones políticas o las comunidades o etnias culturales a las que pertenecen las personas.

Los políticos en América Latina, los más mediáticos -que son los de la izquierda- son herederos de lo peor de las tradiciones políticas occidentales que han legitimado la violencia (Chávez y Castro son militares como Ortega, más las guerrillas y bandas que destrozan la paz social en centroamérica)
más el añadido de la falta de cultura política y democrática en éstos países.

Hay un punto esencial y es el lastre de la organización social heredada de la colonia que subsiste en las mentalidades de las élites. Viajé por México durante tres meses en el año 1990 y me moví entre las élites y el pueblo llano. Además de haber vivido en La Habana 27 años en una sociedad supuestamente garante de la igualdad de oportunidades, de izquierdas y donde las castas y las élites dominantes reprodujeron -en peor versión- lo que habían combatido supuestamente con la revolución de 1959.
Y en éste punto pienso que es importante que el periodismo inteligente haga la pedagogía sobre el abuso del populismo y de toda la retórica que no conduce a nada y que con plegarias y sermones manipulan a la gente pobre y desesperada. Y en ésto la crítica debe ser también a la falta de independencia del Estado de la Iglesia, y Chávez es el ejemplo, como un injerto de Fidel Castro con telepredicador norteamericano, la mezcla de la acción política con la fe religiosa  desde las instituciones del Estado es un regreso a la estructura colonial, a sus arbitrariedades y jerarquías, debían ser más racionales y políticamente modernos, es decir, humanistas, sobre todo, la casta política responsable de organizar el Estado y trabajar porque su acción sea benefactora para todos independientemente de creencias religiosas o ideas políticas que muchas veces son tan dogmáticas e ideales como la fe. Lo que me gustaría comprender es por qué se repiten éstos fracasos constantemente, por qué la sociedad latinoamericana no avanza y la violencia, al final, es la solución a los problemas.

Las razones son complejas: antropológicas, sociológicas, sicológicas, culturales ancestrales, pero precisamente las élites debían concentrarse en un análisis para avanzar, sin regresar a la retórica y la demagogia de culpar a las antiguas metrópolis europeas cuando llevan varios siglos de independencia, en éste sentido los puntos que enumera Montaner en su artículo apuntan a éstos problemas.

Maite Díaz González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s