Nicolas Sarkozy y François Hollande celebraron juntos el armisticio de 1945

El 8 de mayo, se commemoró el aniversario de la firma del armisticio de 1945 con el que se dio por terminada la Segunda Guerra mundial. Los altos mandos militares se reunieron en la ciudad de Reims para firmar el documento y definir los detalles de la rendición. El ejército de los aliados de la Europa libre había entrado en combate desembarcando en África desde 1942. La armada aliada comenzó las operaciones en  las costas de Marruecos y Argelia donde los alemanes tenían apoyos y una parte importante de sus ejércitos dirigidos por el mariscal Rommel. La ofensiva por el mediterráneo hacia Europa comenzó con el desembarco en Sicilia en 1943. Los ingleses, franceses y norteamericanos firmaron el Armisticio sin esperar por Stalin. Hitler se suicida el 30 de abril en Berlín y lo que queda hacia el este es una parte del ejército que resiste durante una semana. Stalin  había sido aliado de Hitler tras haber  firmado el pacto para repartirse Polonia en 1939.

Nicolas Sarkozy invitó a François Hollande a presidir junto a él la ceremonia en el Arco de Triunfo, un acto que rinde homenaje a los caídos por la libertad y la justicia en Europa durante la guerra y que reúne a los veteranos de la Resistencia. La invitación es un gesto del presidente y en éste caso, aparte de la simbólica política, es una decisión coherente con la esencia del quinquenio de Sarkozy, l’ouverture, la política y la presidencia del Estado como un espacio abierto a todas las ideas y sensibilidades. En la emisión comentaban que François Mitterrand  había invitado a Jacques Chirac a la ceremonia del cincuenta aniversario aunque las circunstancias políticas no eran las mismas.

La ceremonia comenzó para Nicolas Sarkozy con un homenaje a Charles de Gaulle, el militar que no aceptó la derrota de 1940 frente Alemania y se marchó a Londres para reorganizar el ejército y la resistencia contra los alemanes. De Gaulle es una figura simbólica para la derecha francesa y es un político que tiene admiradores tanto en la derecha como en la izquierda. Charles de Gaulle representa la unidad del país y encarna los valores republicanos.

Tras la campaña fuerte que les ha enfrentado durante varios meses con la prensa como intermediario, salvo un debate en la televisión, las réplicas se han sucedido en los discursos de la campaña. Finalizadas las hostilidades con la victoria socialista, los dos políticos han querido brindar  una imagen de unidad de la nación francesa más allá de las diferencias. Es interesante cómo desde el 2007 la izquierda ha comenzado a retomar el discurso de la nación y la patria para evitar que éstos valores republicanos de unidad queden solo como patrimonio en el discurso de la derecha y la extrema derecha.

La izquierda desde sus planteamientos de la lucha obrera internacionalista ha olvidado, en muchos países, el concepto de la patria, la nación, la bandera al que regresa en el discurso político la izquierda francesa. El nacionalismo y sus perfiles. El 6 de mayo en las celebraciones del Partido socialista en la Plaza de la Bastilla ondearon muchas banderas pero vimos pocas banderas francesas. El fenómeno binacional es otra referencia de la globalización, la gente mantiene sus orígenes y la doble nacionalidad como una realidad natural, ser francés y sentirse en relación con el país de origen de sus padres y sus abuelos. El tema es complicado, la derecha francesa tiene en el comunitarismo uno de los puntos de crítica a la izquierda y por ello no aceptan el voto de los extranjeros en las elecciones, para la derecha el voto es un deber ciudadano en relación con la integración a la República y sus valores.  No es que Francia esté dividida o los políticos la dividan en dos, la realidad es que existen zonas en las que solo viven generaciones de origen extranjero y pobres. Y el origen no es el problema para la exclusión, la exclusión y la marginalidad la establecen la pobreza y el desempleo.

En el video es interesante la relación entre los dos hombres, en éstos días conociendo mejor la historia de Hollande y la realidad en éstas elecciones de los dos políticos encontramos similitudes entre las historias. Las imágenes  resumen el cambio en los tiempos de la política. Sarkozy, el presidente que ha administrado la crisis ha generado lógicamente una cierta impopularidad por las reformas realizadas por su gobierno, pero los resultados electorales muestran que ésta impopularidad ha sido más un efecto mediático y una manipulación que una realidad. Nicolas Sarkozy sigue siendo un líder y un político respetado por una gran mayoría de franceses. Las últimas imágenes de la despedida en l’Étoile, luego de estrecharse las manos, Sarkozy atraviesa la plaza y la gran avenida de  Champs Elysées para saludar a sus electores que son miles. Hollande por su parte debe comenzar a asumir la responsabilidad del discurso oficial y mantener el diálogo con la prensa. Sarkozy no hizo ninguna declaración a ningún periodista. Silencio. Durante un año Hollande ha estado recorriendo Francia y entrevistándose con los electores, Sarkozy ha estado cumpliendo funciones de responsabilidad en la dirección del Estado  y entró en campaña a mediados de febrero.

Ha comenzado el combate para la tercera vuelta que son las elecciones legislativas donde se eligen los diputados a la Asamblea. Nicolas Sarkozy ha dicho que se mantendría alejado de éstas elecciones. La izquierda se mantiene unida y la derecha y la extrema derecha comienzan el combate por ganar la mayor cantidad de circunscripciones para sus respectivos partidos y suponemos que el liderazgo definitivo de la derecha se definirá en éstas elecciones. El centro de François Bayrou, MoDem, Movimiento Democrático, se encuentra aislado y enfrentado con los partidos de derecha y de izquierda que presentarán candidatos contra el partido centrista. Veremos si el MoDem sobrevive en éstas legislativas. Deseamos buena suerte a François Hollande y su equipo, ayer veíamos un documental sobre la campaña y escuchamos la confesión de ser conscientes que la victoria no tendría su état de grâce.

Alain Juppé en la despedida, tras terminar el último consejo de ministros, se quedó unos minutos a solas con Sarkozy y a la salida declaró a los periodistas que para él Nicolas Sarkozy había hecho un mandato excepcional, excepcionalidad que corresponde a la realidad de un hombre extraordinario, trabajador, con carácter, defectos pero con muchas virtudes evidentemente. Después de cinco años sin descanso desearle unas buenas vacaciones y esperamos que no abandone la política.

François Hollande presidente

Las elecciones presidenciales en Francia terminan cuando el Tribunal constitucional comunica oficialmente los resultados. El presidente Jean-Louis Debré proclamó ayer ganador a François Hollande con un 51,6 %  a su favor lo que se traduce en 18 000 668 votos contra  un 48,4 %  que resume 16 860 685 de votos para Nicolas Sarkozy. La diferencia es de 1 139 983 votos a favor de Hollande. François Fillon envió la dimisión de su gobierno con una carta que entregó al presidente un guardia republicano. Dentro de cinco días la ceremonia del traspaso de poderes marcará el comienzo oficial del mandato de François Hollande como presidente de Francia. El día después de las elecciones comenzaron los contactos del equipo del presidente electo para organizar la agenda internacional y las reuniones de trabajo con Angela Merkel y la Unión europea. Entrevistado uno de los principales dirigentes sindicales franceses, recordaba que cuando Sarkozy fue elegido en el 2007, al segundo día ya estaba reunido con los sindicatos, Hollande ha dado prioridad a la agenda internacional y a las negociaciones con Angela Merkel.

Lo más importante ahora es que Hollande logre un acuerdo de crecimiento económico con Alemania,  la canciller Merkel ya ha declarado que crecimiento, de acuerdo, pero con la austeridad debida y no cualquier crecimiento. Angela Merkel define un “crecimiento durable”  basado en reformas estructurales  enfocadas en las medidas que permitan la flexibilidad del mercado de trabajo que traerá la competitividad al país. Hollande para el próximo curso quiere reforzar el sistema educativo porque considera que la escuela es una inversión con futuro y la más importante. La educación y la escuela es la base de la integración y la que prepara la prosperidad de un país.

Hoy, Bruselas ha exigido una evaluación de las medidas del nuevo gobierno pues el déficit es más alto de lo que se había previsto. Hollande ha pedido una revisión al Tribunal de Cuentas del Estado para tener una nueva valoración. Merkel exige coraje a los políticos para que enfrenten la realidad económica y Europa pueda construirse sobre bases sólidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s