Francia, elecciones presidenciales 2012

Razones de una elección

I

El próximo 22 de abril los franceses votarán la primera vuelta de la elección presidencial. Tendrán que elegir entre diez candidatos que representan todo el espectro democrático que va de la extrema izquierda a la extrema derecha. Según los sondeos la primera vuelta la ganarían Nicolas Sarkozy y su partido UMP, los populares de la derecha y François Hollande que, desde el principio apunta como favorito en las encuestas, socialista y representante del PS, Partido Socialista.

La tercera posición se discute entre los dos frentes, le Front National  de Marine Le Pen y de su padre, que representan a la extrema derecha nacionalista y antieuropeísta y el Front de Gauche con Jean-Luc Mélenchon a la cabeza, ex-socialista y en alianza con Marie Georges Buffet secretaria del Partido Comunista francés, PCF.

El presidente de Francia lo elige el pueblo soberano en las urnas, fue una decisión política de Charles de Gaulle. Luego vendrán las elecciones legislativas, pero el presidente, la máxima autoridad del Estado, encarna la unidad nacional y la cohesión de todas sus regiones con diferencias culturales como puede tenerlas España, Alemania o Italia. En Francia las diferencias son reconocidas y aceptadas como riqueza y diversidad cultural. A diferencia de España, los franceses se negaron en la Asamblea a que las lenguas regionales tuvieran la misma importancia que la lengua francesa en el enunciado correspondiente de la Constitución. Esta característica francesa es un detalle importante en la coherencia política y administrativa del país en el que las competencias en Educación, Seguridad social, Energía, Agricultura, Finanzas se organizan desde la administración central para garantizar la cohesión y el desarrollo armónico del país. Esta organización es en parte lo que ha ayudado a Francia a resistir la crisis, el control del Estado que permite una visión de conjunto y establecer estrategias generales. La reforma de las colectividades territoriales también ha sido dirigida en éste sentido, descentralizar y dotar de autonomía en la gestión a las regiones pero no creando una compleja y costosa estructura de autonomías para delegar decisiones que además del gasto complican el ejercicio político coherente y la administración eficaz y justa.

La Educación en Francia es una competencia del Estado y es siempre uno de los temas centrales de las elecciones.

II

La cadena pública de televisión France 2, organizó el miércoles y el jueves en los horarios de la noche la última presentación de los diez candidatos a la elección presidencial.

El diseño de la emisión previa a la primera vuelta del próximo domingo 22 de abril , no consistió en un debate -gauche-droite- entre dos candidatos rivales confrontando sus programas,  ésta vez, cada candidato tuvo quince minutos para presentar sus ideas y responder a las preguntas de los especialistas, Fabien Namias en lo político y François Langlet en lo económico, además de las precisiones sobre temas generales que aporta la periodista Nathalie Saint-Cricq. David Pujadas, periodista y presentador del telediario de la noche llevaba el ritmo de la emisión desde el control de los tiempos y las preguntas a los candidatos cuando era necesaria alguna precisión.

Para la democracia y el periodismo la televisión es un espacio que bien utilizado aporta información y no el espectáculo de una puesta en escena. Es interesante ver a los políticos en rueda de prensa a escala reducida respondiendo sobre cuestiones fuera de un guión previo. Así, podemos hacernos una idea sobre las capacidades para intercambiar, escuchar, argumentar desde el análisis de sus programas y también, gracias a la agudeza y la investigación de los periodistas tenemos una información más amplia y contrastada sobre lo que no aparece en los spots de la campaña ni en los programas.

En Palabras y Actos escuchamos a la persona que deja de ser la foto del pasquín electoral, o las promesas del programa recibido en el buzón o la emoción generada durante un meeting de campaña. Los quince minutos de tiempo mediático, como los de Warhol, no son para la celebridad sino para convencer.  Quince minutos para descubrir un talante y un talento, un timbre de voz, una manera de estar, de enfrentar o reaccionar a las preguntas incisivas, a las polémicas donde es difícil mentir sin que advirtamos un ligero sobresalto o una crispación reveladora.

Es probable que me digan que tampoco hay que ser incrédulos pues los políticos son grandes seductores y por tanto actúan, cierto, pero el directo y las cámaras son también una radiografía que hay que saber mirar con atención. Y claro que podemos equivocarnos pero al menos éste ejercicio de someterse al análisis puede reservar sorpresas. Estas emisiones son todo menos espectáculo, son la ampliación de un foro que presta atención al lenguaje y al uso de las palabras en la política. Un espacio para analizar la coherencia y la personalidad de los candidatos. Un ejercicio de transparencia muy saludable para la vida política de cualquier país si se organizan de manera imparcial sin concesiones sectarias o partidistas.

III

La comparecencia de los diez candidatos fue organizada en dos sesiones. François Hollande, Eva Joly, Marine Le Pen, Philippe Poutou y Nicolas Dupont-Aignan pasaron el miércoles. La del jueves fue la mejor pues reunía a tres de los políticos más interesantes, François Bayrou, Nicolas Sarkozy centro y derecha respectivamente y a la izquierda Jean-Luc Mélenchon que ha sido una sorpresa en la campaña y al que los sondeos colocan en posición ventajosa. Su campaña ha tratado de captar los votos de la extrema izquierda que, desilusionada, ha votado en épocas de crisis a la extrema derecha del Front National. Je veux qu’on place Marine Le Pen loin derrière, decía en un mitín encendido a propósito de Le Pen. Esta estrategia de la izquierda -según Cohn Bendit- es «pan bendito» para Sarkozy. Complicado el ajedrez.

La izquierda, extrema

Mélenchon es un tribuno al que resulta grato oír cuando no arenga en extremo, es como escuchar a un dirigente sindical culto de principios del siglo XX. Hace una semanas escuché a Michel Onfray, un filósofo que se declara de izquierdas y que ha organizado la Universidad popular de Caen en Normandía donde trabaja y reside, pues Onfray decía que votaría en blanco, en su opinión Hollande no es una candidatura de izquierdas y Mélenchon con el que está de acuerdo en algunos temas lo había sorprendido en cuestiones de política exterior pues había declarado que Cuba no era una dictadura. Preguntado ayer por Namias, lo primero fue la rigolade, y el clásico : «- ah ! Cuba no es el centro fundamental de los problemas del mundo»…y luego versó algo sobre la arrogancia de los Estados Unidos… !?! las respuestas interpuestas porque les totems sont intouchables. Cuánta falta le haría a la extrema izquierda francesa un Albert Camus para dejar la acción revolucionaria jacobina y avanzar en el análisis de los problemas con un poco más de honestidad intelectual, pero la revolución como espectáculo es muy fotogénica y como reclamo para vender sueños funciona.

La izquierda francesa antinorteamericana y admiradora de Fidel Castro y Hugo Chávez también ha sido criticada en Le Monde por Daniel Cohn Bendit, diputado europeo de los Verdes, europeísta convencido. En Francia los verdes llevan el nombre de Europe Ecologie y el logo parece un emblema de productores de aceite de girasol. Cohn Bendit, le rouge, ha mantenido una crítica constante en el Parlamento europeo en favor de la defensa de la libertad y de los prisioneros políticos en Cuba, habría sido un candidato necesario para la izquierda francesa en éstas elecciones, yo lo echo en falta en los debates. Cohn Bendit es un político que llama a las cosas por su nombre. Y la sinceridad en los foros y en los debates es necesaria.

Europe Ecologie

La candidata en Francia por ésta formación ecológica es Eva Joly, su discurso es interesante en lo referente a los cambios necesarios en la producción y el consumo, también en las temáticas energéticas sobre el impulso de la industria de las energías renovables en las que podrían crearse un buen número de empleos. Su caballo de batalla ha sido pactar con Hollande la salida de la explotación de la energía nuclear, algo a lo que se oponen desde el partido UMP pues la energía nuclear es un rubro industrial importante para Francia y una energía menos cara a producir. Después del accidente de Fukushima los problemas de seguridad en caso de catástrofe natural son analizados con responsabilidad sobre todo por los ecologistas. La noche del miércoles Eva Joly terminó su intervención con un ataque a Sarkozy a propósito de un affaire judicial en curso en el que podría estar implicado el presidente en relación a la financiación de la campaña política de su partido durante las elecciones del 2007. No sabemos si ésto es cierto o no porque la investigación está en curso, lanzó la acusación sin presentar pruebas y siendo juez de profesión y con una larga carrera debió respetar la presunción de inocencia y no tratar de sacar ventajas políticas de última hora con acusaciones sin pruebas. La política mantiene ese lado oscuro en el que para ganar, se utilizan en ocasiones las intrigas, la maledicencia y lo que haga falta.

Lutte Ouvrière

Luego estaba Nathalie Arthaud representando a la extrema izquierda desde Lutte Ouvrière (Lucha Obrera), propuso un discurso que me recordó mis lecturas adolescentes de Germinal. Arthaud promete la revuelta obrera, la anuncia con los ojos desbordados. Una mujer joven, anticapitalista y desconectada de la realidad. Defender a los obreros es una tarea noble y necesaria que para ser creíble y sobre todo efectiva debe  hacerse en la Europa del siglo XXI desde una perspectiva histórica y política que reconozca primero que vivimos en una democracia dotada de instituciones con las que es posible negociar y llegar a acuerdos. El chantaje de la revolución y la revuelta y el ponerlo todo patas arriba no resuelve nada que no sea violencia y destrucción. Si la izquierda no logra dotarse de un discurso y una forma de presión económica que obligue al patrón a repatir y compartir una parte de los beneficios, sea subiendo los salarios o estableciendo primas. O quizás organizando acciones para que los trabajadores participen de una parte de los beneficios del capital, no sé cuál podría ser la posibilidad. Es un misterio el cómo lograr que el egoísmo del patrón y su codicia, tan humanos, puedan administrarse y compartirse de otra manera entre todos los que producen los beneficios. Pero el comunismo no es la solución, los que hemos vivido el experimento lo sabemos.

Arthaud desde la extrema izquierda «denunció» al imperialismo francés por sus acciones humanitarias en África o su intervención militar en Libia autorizada por la ONU tras la petición de los libios que estaban siendo masacrados por el ejército, un discurso al que la respuesta mejor es proponerle dada su intrasigencia un stage indefinido en Cuba donde el comunismo y la revolución comenzaron devorando a las industrias y las pequeñas empresas para pasar luego a la destrucción de los obreros como clase media y grupo social. Cuba ha jugado al anticapitalismo durante medio siglo y no hay mejor terreno para analizar y constatar el desastre político, económico y social. Deberá apurarse para la experiencia pues el Estado cubano anticapitalista durante medio siglo, después de licenciar a miles de funcionarios recientemente comienza a permitir que los cubanos jueguen de nuevo al capitalismo a la china, controlado, sin derechos y con Mao de fondo. Y sin sindicatos, por supuesto, la dictadura perfecta.

Centro y derecha: François Bayrou y Nicolas Sarkozy

De los candidatos destacar a François Bayrou representante del centro por el partido MoDem ( Movimiento Democrático), una formación política que ha logrado situarse entre los discursos más sectarios de los dos partidos mayoritarios: UMP y PS, la derecha y la izquierda francesas. Bayrou plantea un programa europeísta  con una conciencia histórica de las necesidades políticas y económicas en un continente en el que las derivas extremistas en el siglo XX provocaron conflictos civiles como la guerra civil española o las dos guerras mundiales y el holocausto. Un resumen como memoria de la barbarie de las ideologías extremas y el nacionalismo en tiempo de crisis.

Bayrou ha criticado el nacionalismo sin dejar de insistir en la necesidad de que el estudio de la lengua francesa sea un objetivo educativo principal por el valor cultural y espiritual que implica poder pensar y expresarse correctamente. El lenguaje como expresión del pensamiento, el conocimiento de la lengua como una manera de poder estar en el mundo. Un amor al lenguaje que es la base de una comunicación social fluída y constructiva. Bayrou es escritor, varias de sus obras tocan el tema de las guerras de religión en Francia, y, como apuntaba, el problema de la violencia vinculado a la religión puede resurgir en cualquier momento si los valores humanistas no son la base de la convivencia y de la nación. También ha sido profesor y defiende la calidad de la escuela pública como la base, los cimientos de la República y de la cohesión nacional.

Sobre la economía ha sido el primer candidato que ha hablado de manera concreta sobre el desempleo. En su opinión debe crearse una organización nacional con una estrategia económica por filiales o áreas : Bosques, Turismo, Textil, Aeronaútica, una voluntad nacional para realizar un estudio comparativo y generar empleos. Puso el ejemplo de Alemania que con bosques menos densos que los franceses tienen más empleos en éste sector. Realizó un análisis de la industria textil y la posibilidad de su desarrollo. Una idea central de su programa ha sido consumir producido en Francia, creando la etiqueta de calidad para los productos que respetan una serie de condiciones en su producción. La voluntad industrial para relanzar la creación de empleos, la producción y el crecimiento económico como solución a la crisis económica. En el turismo hizo referencia a España que tiene en éste sector dos millones de empleados mientras que Francia, siendo la primera destinación turística europea solo tiene un millón de empleos creados en ésta industria.

Otra crítica fue directa a las economías necesarias en el sector estatal. El gasto público generado por 90 000 coches de función. Y las administraciones nacionales mantenidas luego de haber hecho el traspaso de la actividad a las colectividades territoriales. El Estado debe dar el ejemplo en cuanto al recorte, el rigor y el ahorro, ha dicho.

La visión de apertura política de Bayrou es una idea que fue puesta en la práctica por Nicolas Sarkozy cuando ganó las elecciones en el 2007. Ésta posición de apertura en la que nombró a políticos socialistas en altos cargos de la administración del Estado fue criticada duramente desde su partido. Los tiempos han cambiado y la política no puede concebirse desde la lucha de los partidos por el poder.

A Sarkozy le ha tocado administrar las crisis, la financiera del 2008 y la crisis del euro que aún no ha terminado. Sarkozy desde el punto de vista internacional tiene la experiencia política imprescindible para dirigir un país fundamental como Francia en el concierto de las naciones y en la construcción europea. Su equipo de ministros que le han dado su apoyo son profesionales de la calidad de Alain Juppé, actual Ministro de Asuntos Exteriores o Jean Louis Borloo que ha sido un político trabajador y eficaz en su gestión. Borloo ha concebido un plan de renovación urbana de los barrios desfavorecidos para transformar socialmente éstos territorios en los que, además, el desempleo ha generado graves conflictos y problemas sociales. La campaña de Sarkozy es una campaña con un concepto contemporáneo de equipo la ha hecho con la fuerza, el trabajo y la voluntad que hasta sus contrincantes políticos le reconocen.

Un tema importante en el que se detuvo Sarkozy fue la defensa de los derechos de la mujer. La periodista Saint-Cricq le mostró una intervención siendo ministro del interior en la que fue abucheado al decir que, en las fotos de identidad, las mujeres musulmanas no podían aparecer con velo. Para Sarkozy el respeto de los derechos de la mujer son una condición de la vida social en Francia. Un Islam de Francia  en el que la burka no será admitida en el espacio público y en el que las piscinas mantedrán los mismos horarios sin crear horas especiales para las mujeres. Luego recordó cómo había debatido con Tarik Ramadán para demostrar la monstruosidad de sus propósitos sobre la lapidación de las mujeres adúlteras. Sobre el mismo tema recordó la decisión del Estado y del ministro del Interior, Claude Guéant para impedir la entrada en Francia de seis predicadores islamistas radicales. En éstos temas de respeto, seguridad y protección Sarkozy y su gobierno han sido firmes y han legislado  las medidas necesarias.

Sarkozy y Bayrou son los que proponen reformas e ideas de rigor económico realizables, ofrecen la visión de conjunto más realista como diagnóstico y los programas más justos como medidas y reformas a tomar en éste periodo de crisis.

La austeridad en el gasto público es indispensable y el Estado debe favorecer la creatividad, la competitividad, el esfuerzo en lugar de asistir a los ciudadanos y mantenerlos en una protección que es necesaria en espacios como la educación y la seguridad social o el derecho a la formación a lo largo de toda la vida.

François Hollande, la alternancia

La alternancia estaría dentro de la lógica democrática, pero para muchos François Hollande no es un político convincente. Dentro del propio Partido Socialista hemos escuchado valoraciones desfavorables de Arnaud Montebourg o Laurent Fabius antes de las elecciones. Personas próximas describen su falta de carácter, aunque sobre la valoración de su personalidad y su trabajo en la región de Corrèze ha ocurrido un hecho insólito durante la campaña, el ex-presidente Jacques Chirac, de la misma formación política que Sarkozy ha dejado claro a los medios que él votará por François Hollande, sin embargo, su esposa Bernadette Chirac apoya la candidatura de Sarkozy y asegura que para la misión de presidente en tiempos de crisis Hollande no tiene la experiencia necesaria. Durante las primarias socialistas François Hollande convenció a sus militantes y resultó elegido candidato a la presidencial por el partido socialista. Es un hombre inteligente y simpático, pero sobre las medidas económicas algunos analistas coinciden en que no son realistas y la estrategia de campaña atacando a Sarkozy todo el tiempo, como Marine Le Pen, en lugar de plantear ideas y soluciones o reformas,  han basado su discurso en un antisarkozysme caricaturesco. La realidad del bilan de Sarkozy es que Francia aún está de pie y la situación económica y social no es, ni por asomo, parecida a la de Grecia o España.

Entonces, si como dice Bayrou, comparando la situación francesa y la alemana se podría haber hecho mejor, y aquí incluye la gestión de socialistas y populares, pienso que tampoco se ha hecho tan mal en éstos cinco años en medio de la crisis financiera mundial y la crisis del euro. El antisarkozysme de la sociedad francesa es algo que se me escapa. Es probable que esté en relación con la esencia profunda y las tradiciones políticas del país, aquello que escribía Guy Sorman sobre el sarkozysme : «El reproche esencial que se hace a Sarkozy, es de no haber sabido habitar la función, pero debemos más bien agradecerle haber desmontado la monarquía presidencial.»

IV

El domingo Nicolas Sarkozy ha dado cita a todos los franceses y lo que llama «la mayoría silenciosa» en la Plaza de la Concordia en París a partir de las dos de la tarde. La plaza un centro histórico de la ciudad, de la revolución y de Francia, allí será su último gran meeting. François Hollande, el favorito de los sondeos que lo sitúan ganador en la segunda vuelta con resultados entre el 54 y 57% de los votos, por su parte, ha dado cita a sus votantes en una reunión «festiva y popular» en el área del Château de Vincennes y ha ironizado con el lugar elegido por Sarkozy como la Concordia-discordia…

Otros meetings se organizan en el territorio, Bayrou y Mélenchon estarán en Marseille el domingo, la segunda ciudad de Francia. De las candidaturas de éstos dos líderes dependerá en gran medida el resultado final de las elecciones. Mélenchon se ha propuesto convertirse en el tercer candidato y dejar a Le Pen detrás, loin derrière. Bayrou se ha planteado como estrategia final una semana de recorridos regionales por la ciudades más importantes como Bordeaux, Lille o Lyon para reunir a los electores. En la prensa francesa Alain Juppé había declarado hace unos días que François Bayrou sería un buen primer ministro, pero el centrista aunque ha realizado declaraciones críticas a los socialistas no ha declarado la intención de voto que recomendaría a sus electores para la segunda vuelta.

Todo parece indicar que Francia votará mayoritariamente a los partidos de izquierda, es lo que podemos leer en todos los análisis y las estadísticas de los sondeos. Pero habrá que esperar a los resultados de la segunda vuelta que zanjarán la cuestión el próximo 6 de mayo.

Desearles a todos buena suerte y que ganen los mejores, los más capacitados, experimentados y con los mejores programas para Francia y para Europa.

Anuncios

Una respuesta a “Francia, elecciones presidenciales 2012

  1. Sólo una cosa: muchas gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s