Guy Sorman, un balance sobre el mandato de Sarkozy

Un reflejo de nuestro tiempo

Point de vue | LEMONDE | 12.03.12 | 15h16   •  Mis à jour le 12.03.12 | 15h23

Distingamos el sarkozysmo como modo de acción y Nicolás Sarkozy como personaje: los dos no coinciden del todo. El sarkozysmo es lo que importa, pues el balance es fecundo: claro que sí.

El reproche esencial que se le hace a Sarkozy, es de no haber sabido habitar la función, pero debemos más bien agradecerle haber desmontado la monarquía presidencial. Jacques Chirac fue el último soberano y Nicolás Sarkozy, el primer moderno; el sarkozysmo es de nuestro tiempo, el tiempo del teléfono móvil más que el tiempo de la pluma. Podemos detestar ésta popularización de la función presidencial pero es un reflejo de nuestra época.

Rechazar el sarkozysmo por ésta razón, significa – está permitido – no amar nuestro tiempo. De nuestro tiempo es también la transgresión sarkozysta de las líneas partidistas antiguas y de la monopolización de los puestos por los viejos machos blancos. Nombrar socialistas, mujeres de origen inmigrante en funciones decisivas ha sido una revolución sarkozysta: el gobierno y la alta función pública comienzan a parecerse a la sociedad.

Un retroceso del Estado será si vuelve de nuevo a ser partidista, étnico, sexista y regido por la gerontocracia, después del sarkozysmo, será probablemente impensable, imposible. ¿Qué jefe del Estado, en el futuro, se atreverá a limitar a un Francés árabe en la gestión de la immigración y a una mujer a las funciones de la asistencia social ?

El sarkozysmo habrá entonces contribuido a una democratización del poder y de los que lo ejercen. Significativo también es el derecho acordado a los Franceses expatriados, por primera vez, de nombrar a sus diputados a la Asamblea nacional : maniobra política, tal vez, pero reconocimiento de una evolución mayor. La nación ya no coincide con sus fronteras: Francia no es una indicación geográfica, sino un territorio mental, donde viven los Franceses.

A ésta apología de la internacionalización de Francia, se nos opondrá el horrendo trato a los gitanos y las controversias absolutamente chocantes sobre la islamización de la sociedad francesa. Sí, pero más allá de estos desbordamientos de campaña, el sarkozyismo es también una reafirmación del Estado de derecho contra la deserción anterior en las zonas donde imperaba la anarquía: cuanto más diversa se hace una sociedad y más culturas diferentes conviven, ésta realidad exige el cumplimiento de la ley como contrato social. Sarkozy comprendió esto: la seguridad es el anverso de la diversidad.

La democratización y modernización  en la educación superior en primer lugar: es obvio que la fortaleza educacional debía evolucionar hacia la autonomía del profesor y la competencia. El sarkozyismo no lo ha logrado del todo, pero el camino está despejado.

La modernización económica, justo  esbozada por causa de la crisis, pero con las aberturas necesarias en el yugo de la legislación laboral: el sarkozyismo no ha dicho, sino hecho, que el emprendedor sea reconocido como el único motor real del dinamismo económico. La crisis financiera de 2008  rompió éste avance del impulso liberador: Nicolás Sarkozy, provisionalmente cedió a la mitología keynesiana que a su paso no deja deudas y tampoco empleos. Sin embargo, Grecia y Alemania, se han repartido los roles de la cigarra y la hormiga, y han dirigido el sarkozyismo hacia el sentido común: el control del gasto público para redinamizar la inversión privada.

UN PENSAMIENTO CONTEMPORÁNEO

Reconquista también y regreso a las fuentes liberales que lo acercan a Alemania, socio y modelo, pues en economía es el rigor el que paga. Todo ésto conduce al sarkozysme hacia una Europa federal, porque la federación garantizará las políticas económicas coherentes y productivas. Habremos comprendido que el sarkozysmo no es un anti-gaullisme, sino un post-gaullisme pues hemos cambiado de siglo y de sociedad.

El sarkozysmo, es también el regreso de Francia a su espacio natural, Occidente, más que la tercera vía o el ni, ni. De nuevo, somos los aliados diplomáticos y militares de los Estados Unidos. De nuevo, al fin, estamos del lado de los derechos del hombre en Georgia, Libia, Siria, Túnez, Egipto y – un poco más que en los tiempos de Jacques Chirac – del lado de los derechos del hombre en China y en Rusia.

Concluiremos entonces en que, ¿es el sarkozysmo una visión coherente del mundo, de Francia en el mundo, del Estado en Francia ? No es más, sin duda, que el boceto, una primera tentativa para que nuestra nación recupere su tiempo y el mundo.

Entonces, queriendo tocar muchos temas  a un ritmo acelerado, el sarkozysmo es un borrador, reflejo de la impaciencia de Sarkozy, el hombre apremiado de la Ve République : la acción aparece desfazada de la reflexión, como cuando el mensajero oculta el mensaje. El sarkozysmo, al final, aparece como un pensamiento fuerte, indiscutiblemente contemporáneo, pero, a veces, a la búsqueda de autor.

Guy Sorman, ensayista, autor de : Journal d’un optimiste (Fayard, 529 páginas, 24 euros).

Traducción: Maite Díaz González

Anuncios

5 Respuestas a “Guy Sorman, un balance sobre el mandato de Sarkozy

  1. Muchas gracias por la traducción.

    El artículo de Sorman es muy inteligente. Se puede o no estar de acuerdo con algunas de sus afirmaciones, pero todas tienen lucidez suficiente como para merecer, al menos, ser valoradas.

    Un saludo.

    Me gusta

    • Gracias Daniel. Es justo lo que resume muy bien Guy Sorman de manera general sobre los cinco años y todo lo que ha intentado reformar Sarkozy y su equipo. La campaña comienza la etapa más difícil. Saludos.

      Me gusta

  2. Pingback: Francia, elecciones presidenciales 2012 | Fragmentos – Diarios

  3. Pingback: Hollande / Sarkozy, el duelo en las urnas | Fragmentos – Diarios

  4. Pingback: L’embarras du choix, que quiere decir realmente embarazoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s