Gilles Jacquier, informar y comprender éste mundo

El gran reportero Gilles Jacquier murió ayer en la ciudad Siria de Homs mientras informaba sobre un territorio en guerra civil desde hace diez meses. Junto a otros reporteros y periodistas se encontraba en la calle realizando un documental informativo para el programa Envoyé Spécial, que se emite cada jueves en la cadena pública de televisión France 2. El grupo de profesionales viajó con una visa de autorización del gobierno sirio que, siendo coherente como dictadura, limita y controla el acceso de la prensa extranjera a las ciudades en las que se desarrolla la protesta y los enfrentamientos de la población civil con las fuerzas militares. Según las primeras informaciones filmaba una manifestación de partidarios del régimen cuando se sucedieron varios tiros de mortero. Gilles Jacquier se habría refugiado en un edificio que fue alcanzado por los disparos, es el primer periodista occidental que muere en Siria después que comenzó el conflicto. En algunos medios comienzan a valorar la hipótesis sobre la posibilidad de que los periodistas occidentales se conviertan en diana de la dictadura siria.
Según el periódico lemonde.fr la televisión oficial siria acusó a “un grupo terrorista” de haber tirado el obus, mientras que los militantes contestatarios señalaron al régimen como autor de los disparos.

Informar es hoy uno de los oficios más peligrosos, sobre todo en países bajo dictaduras militares que ejercen la violencia de Estado y la represión con los tanques en la calle. En Siria desde hace diez meses se suceden las manifestaciones populares de la disidencia que son reprimidas militarmente. La represión sangrienta que comenzó en marzo del 2011 se ha cobrado hasta el momento cinco mil víctimas.
Gilles Jacquier fue reportero de guerra y también un periodista de coraje que llevó a cabo investigaciones para dar testimonio sobre lo que sucedía en lugares en conflicto y al lado de las personas más desprotegidas frente a los abusos de la violencia y el poder. Recordamos sus trabajos sobre Kosovo o Afganistán pero también sus reportajes de investigación sobre la corrupción en Somalia donde la ayuda alimentaria no llegaba a los más necesitados, o su trabajo sobre la suerte de la mujeres pobres en Yemén, un país controlado por los islamistas. En la batalla de Trípoli estuvo en primera línea de combate a tiro de los francotiradores.
Todos sus amigos y compañeros en France 2, los políticos franceses en el gobierno y en la oposición le han rendido homenaje desde las primeras horas de la noticia de su muerte. Los periodistas entrevistados describen a un hombre sereno, responsable y comprometido como profesional de la información con la verdad y la justicia que genera el noble oficio de informar. Los riesgos que corrió siempre para saber más, profundizar y tratar de comprender éste mundo. La prensa internacional pierde a un periodista que se arriesgaba para conocer la verdad en los países en guerra o en los lugares donde el abuso es la manera de funcionar. En el 2003 recibió el premio Albert Londres -uno de los más prestigiosos del periodismo francés- por su reportaje sobre la segunda intifada en Israel.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s