La Caída del Muro de La Habana

Hace dos semanas en France 2, una de las cadenas públicas de la televisión francesa, el redactor jefe David Pujadas abrió la emisión de la noche del miércoles en la que estaba invitado el Ministro del Interior de Francia, Claude Guéant, con “la noticia” de que una de las últimas dictaduras comunistas, Cuba, anunciaba que la ley migratoria restrictiva sería por fin anulada y los cubanos podrían viajar sin problemas. La restitución de un derecho fundamental a la libertad que perdimos a partir de 1959, o que nunca hemos tenido los que nacimos después en Cuba. Me sorprendió que comenzara con ésta noticia el telediario en presencia del Ministro del Interior  que ha sido también secretario de Estado del presidente Nicolas Sarkozy.
En casa sorprendidos comentamos: qué curioso, en Francia que  hay que pescar las noticias sobre Cuba como si estuvieras en la captura del salmón, Cuba que casi nunca es noticia salvo si viene alguna orquesta de salsa, resulta que  hoy aparece en titulares la probable Caída del Muro de La Habana en una de las emisiones de noticias de mayor audiencia. Pensamos que podía ser cierta la noticia si France 2 decidía abrir el telediario con ésta en tête creando las expectativas a una apertura real;  o quizás era solo un intento de presión o más bien de compromiso desde los medios europeos al General presidente.
Recordé las imágenes documentales de los alemanes con martillos descargando a golpes la primera esperanza y las palas mecánicas desmontando el muro en medio de la noche con la urgencia de borrar aquella línea como una herida.
Busqué y releí el artículo sobre  la rueda de prensa en Berlín en 1989 en la que el funcionario Schabowski respondió a una pregunta -nada inocente- de un periodista, a propósito de los tiempos y procedimientos burocráticos para la puesta en marcha de la anhelada regulación para viajar al extranjero…ese eufemismo que significaba atravesar el muro en la ciudad de Berlín o la frontera entre las dos Alemanias. Schabowski y una palabra inglesa con signo de interrogación: WHEN ? pronunciada por el periodista fueron suficientes; el burócrata sumergido en la papelería, temeroso a equivocarse, dio una respuesta que se saltaba la última versión de los procedimientos absurdos y ésto fue lo que aceleró la ansiedad de la larga espera y precipitó a centenares de berlineses a los puntos fronterizos que se vieron obligados a abrir para dejar pasar el río de gente que esperaba entre las barreras y las garitas de control.
Así cayó el Muro de Berlín en 1989 tras las manifestaciones en las calles de Berlín y Leipzig que reunieron a casi el diez porciento de la ciudadanía de Alemania del Este, tras haber destituído a Honecker como secretario del Partido Comunista alemán.El diez porciento o más de los cubanos de la diáspora estamos desperdigados y el muro natural desde cualquier orilla es el mar. Además de las Damas de Blanco y las diferentes asociaciones de derechos humanos que logran manifestarse o que no se manifiestan en la calle porque temen la represión y las represalias posteriores.
En las úlimas semanas en los medios franceses hay una voluntad de ofrecer una imagen de normalización en Cuba desde los supuestos cambios y reformas. Han entrevistado en el mismo telediario a varias cubanas torcedoras de tabaco que trabajan en una empresa productora de puros en el sur de Francia. En la emisión del mediodía en el feuilleton de France 2 la estrella ha sido un joven cubano bailarín del Moulin Rouge que siempre soñó con París y realizó su sueño. Mariela Castro ha sido invitada a dar conferencias en instituciones francesas y entrevistada en Le Figaro ha declarado ser una “disidente” por su trabajo como presidenta de una asociación gubernamental de protección a los homosexuales en Cuba. En ese sentido hay que irse acostumbrando a los nuevos rostros de los políticos más jóvenes que, de momento, todavía tocan por la libreta de racionamiento. En Perú la hija de Fujimori, el expresidente que cumple condena por robo y asesinato se ha presentado a las elecciones presidenciales y lidera un partido político.
Mucha gente piensa que Raúl Castro tiene miedo y pretende con su inmovilismo mantener los llamados logros sociales en la educación y la sanidad. La idea no deja de ser romántica y glamorosa para un sector de la izquierda que mantiene su apoyo al régimen. Como si la distribución justa de los presupuestos del Estado en cualquier país civilizado que protege a sus ciudadanos tuviera como condición previa la pérdida de libertades y derechos a cambio del acceso a la educación y la sanidad.
Los que conocemos aquella realidad porque la hemos vivido, sabemos que sí se han realizado cambios económicos para un porciento muy reducido que sostiene las estructuras y los engranajes que han generado durante medio siglo para mantener esa maquinaria obsoleta. El resto de oficios medievales autorizados existían en la economía del mercado negro y gracias a éstos, la población pobre, que es la mayoría, lograba hacer más llevadera la pesadilla cotidiana.
Hoy, en Cuba, hay gente con mucho dinero y ya se habla de transición, pero esa realidad afecta a una minoría vinculada a la superestructura de poder de una economía militarizada que siempre ha vivido ajena a la realidad y gozando de privilegios por pertenecer a la nomenclatura del Partido comunista. Además de la injusticia que ésto significa en el tema de los derechos a la libre empresa o a los créditos financieros y a la posibilidad de establecer contratos comerciales con empresas fuera del territorio. Todo ésto es el resumen de la desfachatez y el cinismo con el que siguen comportándose éstos dirigentes-empresarios pragmáticos frente a las exigencias en materia de derechos y libertades de los cubanos de dentro y de fuera.  Después de 53 años de estructura totalitaria Cuba es un país constituído por generaciones de personas secuestradas y prisioneras del Estado.
La pregunta que hay que hacer al General presidente y su entorno próximo en éste aniversario es la misma que se hizo en Berlín horas antes de la Caída del Muro: ¿Hasta cuándo? Y saber, que es en la calle donde se exigen los derechos cuando las estructuras democráticas son ineficientes o simplemente una farsa.
Mis mejores deseos para 2012, y que por fin, éste sea el año del comienzo del fin.
© 2012 Maite Díaz González
Anuncios

2 Respuestas a “La Caída del Muro de La Habana

  1. preciso y oportuno. hoy justamente salio la 1ra parte de un trabajo sobre el tema que usted aborda en http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/RA%C3%9AL%20CASTRO%20Y%20EL%20A%C3%91O%20DEL%20DRAG%C3%93N%201.htm.
    le pongo link e igualmente mis mejores deseos para usted y los suyos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s