Ceaucescu, Sadam Hussein, Ben Alí, Gadafi…

Los finales, Yoani Sánchez en Penúltimos Días.

Anuncios

4 Respuestas a “Ceaucescu, Sadam Hussein, Ben Alí, Gadafi…

  1. Es difícil ser acertado a la hora de formular un juicio,dada su complejidad moral, sobre la aplicación de uno u otro castigo por lo que la posibilidad de llevar a cabo tanto una ejecución rápida como un castigo lento nos lleva a pensar que son mas bien opiniones personales basadas en nuestras propias experiencias (vividas o no) respecto a regímenes totalitarios. Tan válido puede ser “el linchamiento” como “el castigo lento”. No obstante me gustaría aclarar algún que otro detalle. El objetivo de este castigo es que no se repita el crimen, por lo tanto sacarlo fuera del escenario de manera absoluta como lo es la sentencia a muerte (dada bien por un tribunal bien por un linchamiento popular) resulta ser la más segura. Por otro lado, teniéndolo vivo de alguna manera, a pesar de satisfacernos la idea de que “lo esté pasando mal”, cabe no obstante la posibilidad de ser rescatado por algún nostálgico criminal fanático seguidor, con lo cual el objetivo principal desaparece.

    Me gusta

  2. Hola Leonidas,

    No hay complejidad moral, lo asesinaron después de capturarlo vivo, lo lincharon, lo golpearon y luego fue ejecutado de dos disparos. A Ceaucescu lo ejecutaron después de un juicio sin garantías. Pero ésto ha sido una barbarie según las imágenes que hemos visto.
    Un hombre violento y grotesco, como casi todos los líderes que convierten a sus países en lugares empobrecidos y miserables mediante el terror durante décadas.
    La violencia es un boomerang que regresa, así ha muerto, cobardemente, como el cobarde que fue. Organizó, armó y ejecutó atentados en líneas aéreas y apoyó grupos terroristas.
    Las imágenes son monstruosas, detesto al personaje pero hay límites. En Italia lincharon a Mussolini, pero debemos aspirar a controlar los bajos instintos, a ser justos. La venganza no es Justicia, lo civilizado es que, en una guerra civil con intervención de fuerzas de la OTAN se respete un código y unas leyes que protegen a los criminales de guerra.
    Así pasó en Alemania con los nazis, se les organizó un proceso que fue publicado en todos los medios, se escribieron libros para guardar una memoria de los hechos. Hoy sabemos sobre ese periodo y podemos consultar documentos que nos permiten analizar y reflexionar sobre el horror y la barbarie y sobre todo leer los testimonios de los que organizaron y ejecutaron todo, se estableció un proceso con garantías de derechos, porque un criminal también tiene derechos. Deben existir límites, no se puede permitir que se desencadenen las pasiones porque eso no ayuda a pasar la página.
    Pienso que habría sido necesario juzgarlo a él y a sus colaboradores ante un Tribunal penal y que respondieran y asumieran responsabilidades por los destrozos, la corrupción y los asesinatos durante 43 años y pedir silencio a sus compinches en nombre de las víctimas libias y occidentales que fueron asesinadas en sus aventuras terroristas.
    He visto las imágenes de los libios en cola para verlo muerto y fotografiarlo.
    Una necesidad de constatar la realidad, de guardar un documento, otros decían que venderían su imagen muerto. En fin, hay de todo, pero es comprensible que quieran verlo inerte porque no creerán, después de casi medio siglo que sea cierto.

    Me gusta

  3. Hola Maite, gracias por el comentario 🙂
    Como mencioné una gran complejidad moral late a la hora de juzgar: los de fuera lo vemos como barbarie,los de ahi lo viven con un gran jubilo, jamás podremos imaginar los sentimientos que habrán cruzado el corazón de aquella gente, familiares de víctimas, sedientas,
    como tú muy bien afirmas, de venganza, un sentimiento tan humano como la compasión. A pesar de ser una persona (yo) a la que le saltan las lagrimas cuando ve morir un gatito atropellado, de la misma manera puedo pensar que criminales como estos se lo han buscado ellos solos y no sentir la mas mínima compasión por la forma en la que han perecido. Es mi humilde opinión como residente en España desde hace 23 años después de pasar mi primera parte de la vida en Rumania. 🙂

    Me gusta

    • El problema es que la civilización es una y en una sociedad democrática el Estado de derecho establece la Justicia independientemente de lo que “sientan” las personas. Por ejemplo, usted puede estar sediento de venganza contra su vecina que maltrata a su gatico pero ello no le autoriza a cogerla por el cuello…y así. El caso de Libia es que terminó una dictadura sanguinaria en medio de una guerra civil y la violencia una vez desatada es muy difícil de controlar, y una guerra civil es la peor de las violencias. En fin, que esperemos logren organizar su país y reconstruirlo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s