Verde

Macetas de perejil, cilantro y hierba buena, Maite Diaz Gonzalez

Ha comenzado a llover desde hace unos dìas en Francia. La preocupante sequìa ha abandonado los cielos que vuelven grises y frescos. Los que vivimos en el campo enseguida sentimos la falta de humedad mirando la altura de las espigas de trigo y el desarrollo escuàlido de sus hojas. Los campos de trigo del norte de Francia diezmados por la sequìa parecìan màs bien los campos de trigo castellanos con esa imagen un tanto anàrquica y salvaje de sus frutos. Para los cultivadores de vegetales y legumbres la estaciòn promete poder recuperarse un poco con la producciòn de verano pero los cultivadores de trigo saben que sus campos seràn menos productivos en un veinte o un treinta porciento. Habìan anunciado la subida del precio de las pastas y con éstos truenos es posible que, aunque vivimos en el granero de Europa, y un paseo basta para saberlo, probablemente los precios del pan y las pastas suban tras éstos meses de secano.

La crisis generada por la acusaciòn al supuesto ‘concombre espagnol asesino’ ha generado el pànico en los consumidores de vegetales frescos. La bacteria culpable de decenas de muertos en Alemania,  hace unos dìas  los investigadores la situaban  en cultivos de soya cerca de Hamburgo. Al final nada han podido asegurar sobre el origen de la epidemia. La crisis también ofrecìa imàgenes humorìsticas de un parlamentario europeo-espagnol,  pepino en la mano en el Parlamento, muy elegante con su pajarita en medio de todo un delirio de acusaciones y demandas de indemnizaciones por los cultivos destruìdos y los millones de pérdidas sobre todo para los productores espagnoles.

Compro mucha verdura fresca en un gran mercado en la Picardie, a diez minutos de casa. Tomates espagnoles y pepinos, aunque los franceses distribuyen también los cultivados en Marruecos o en Italia; el clàsico pomodoro italiano alargado y carnoso, excelente para las salsas naturales o las ensaladas con mozzarella. Hace unas semanas compré hierbas aromàticas: cilantro, hierba buena y perejil, crecen en tres hermosas macetas frescas al sol junto a la gran ventana de la sala. Olorosas, cuando las riegas aromatizan la casa, sobre todo la hierba buena que es una planta poderosa que crece por horas. El persil plat, perejil normal es màs difìcil de encontrar por aquì que el rizado. El cilantro es màs delicado y hay que cortarle las flores para que no degenere sus hojas en finos filamentos. Florecer parece que lleva su esfuerzo. La exuberancia de los bosques y los grandes àrboles del norte no sufren con evidencia la sequìa, sus poderosas raìces pueden absorber el agua necesaria para mantenerse verdes y frescos aunque la hierba fina de los prados amarillea en los bordes de los caminos y las carreteras.

©2011 Maite Dìaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s