Cuba, Moratinos y la credibilidad

Leídas las noticias sobre la excarcelación “gradual” de los 52 prisioneros políticos de la Primavera Negra que permanecen en las càrceles, la primera pregunta es: por qué son necesarios cuatro meses de espera,  si los 75 prisioneros fueron encarcelados en el 2003 en una operación policial sincronizada, con intervalo de algunas horas. Por qué ésta “liberación gradual” a cuenta gotas. Recuerda la liberación de los rehenes cuando los secuestradores temen no alcanzar sus objetivos.  Además, el viaje a España, Moratinos lo deja como una elección libre pero no se especifica si podrán permanecer en sus casas en Cuba con sus familiares. Sólo sabemos que cinco serán excarcelados próximamente y viajarán a España, suponemos que porque ellos lo han decidido libremente.

Así planificó el silencio de Sajarov el poder estalinista soviético para evitar su contacto con la prensa extranjera acreditada en Moscú y con la ciudadanía que comenzaba a nuclearse en torno a sus ideas, lo enviaron con su esposa a la ciudad Gorki. Aislado, controlaban su correo y filmaban sus movimientos. En España podrán conceder entrevistas en todos los periódicos, pero el Estado cubano controla la información y su distribución, entonces queda claro que sus testimonios no serán conocidos. Sigue el aislamiento programado y el control.

Me alegro mucho por todos los prisioneros y sus familias, las Damas de Blanco y  comprendo que muchos no querrán irse de Cuba y es posible que muchos otros, después de lo que han sufrido, tendràn deseos de marcharse lejos de aquella pesadilla vivida durante siete años.

No confío en las palabras de un gobierno que viola los derechos y libertades de los ciudadanos todos los días, dentro y fuera de su territorio. En una crisis como ésta, lo mínimo sería un comunicado oficial del gobierno, un compromiso creíble con fechas y un calendario preciso de las excarcelaciones y sus condiciones. Es lo que debe hacer un Estado responsable  comunicando a los ciudadanos con transparencia el plan de excarcelaciones. También es lo que debiera exigir un mediador eficaz si no quiere que su credibilidad sea puesta en dudas.

Es una negociación sin garantías y en la que el escepticismo es lo más razonable. En un Estado de Derecho se pronuncia el Tribunal de Justicia y, si es una dictadura como el caso de Cuba, donde la Justicia no es independiente, debe pronunciarse el máximo responsable y ofrecer garantías. Patético que sea Miguel Ángel Moratinos solo, quien deba comunicar éstas excarcelaciones en unas declaraciones imprecisas a la prensa. No veo seriedad ni transparencia de una administración que lleva cincuenta años ejerciendo el poder absoluto y exigiendo a su favor las garantías que les mantengan y legitimen en el poder.

Qué garantías podemos tener que ahora los liberarán cuando llevamos esperando años y éstas conversaciones de Moratinos y las esperanzas en declaraciones a la prensa se han repetido innumerables veces en los últimos meses.

El Parlamento Europeo deberà regresar a su experiencia histórica reciente y recordar cómo, hace veinte años, negociaron los políticos europeos la apertura, la Caída del Muro y la reunificación de Alemania mediando créditos financieros de la República Federal. Helmuth Koln exigió a Egon Krenz -secretario del partido comunista- respeto de los derechos y libertades o no recibirían un solo marco. Fueron reuniones serias, negociaciones exigentes en las que  llegaron a acuerdos a respetar y a cumplir en un límite de tiempo determinado con precisión. Las libertades para viajar fueron efectivas de inmediato.

La negociación es un apaño, en ningún momento los derechos y libertades de los cubanos han sido puestos sobre la mesa de negociaciones. El respeto de los derechos y libertades serán las únicas garantías para que todos los miembros de la sociedad cubana puedan decidir sus vidas protegidos por una Constitución justa y respetada por todos.

Guillermo Fariñas, periodista independiente, lleva cuatro meses en huelga de hambre para llamar la atención de la opinión internacional sobre la situación de los prisioneros y Oswaldo Payá  ha estructurado un movimiento en torno a la reforma constitucional, ambos han sido descartados de las negociaciones.

No queda otra salida que el escepticismo. No es visible la voluntad de escuchar a la oposición para lograr una solución negociada y el cambio en Cuba.

© 2010 Maite Díaz

Anuncios

Una respuesta a “Cuba, Moratinos y la credibilidad

  1. Pingback: Moratinos, Castro y el pulpo Paul « Fragmentos – Diarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s