70 aniversario del llamamiento de Charles de Gaulle, el 18 de junio de 1940

El 18 de junio de 1940, Charles de Gaulle se dirigía desde Londres, por las frecuencias de la BBC a la ciudadanía francesa. La màquina de guerra del ejército alemán había logrado vencer la resistencia del ejército francés que capitulaba. Hace setenta años que, siendo un militar desconocido, realizó un llamamiento para no perder la esperanza, invitando a todos los franceses en territorio inglés, a los militares y sobre todo a la flota francesa a reunirse al lado del imperio britànico que quedaba solo enfrentado al facismo de la Alemania nazi y sus aliados.

Alemania implacable había decidido cobrarse la derrota de la Gran Guerra. Hitler tenía un interés especial en la ocupación del territorio francés y en la humillación militar del ejército que, veintidós años antes -con un saldo alto de millones de víctimas- había logrado, junto a las fuerzas aliadas, vencer a Alemania.

Hoy, el presidente francés Nicolás Sarkozy ha viajado a Londres para recordar la alianza franco británica que permitió organizar y estructurar el desembarco de Normandía  cuatro años más tarde, en junio de 1944, abriendo el frente contra los nazis en la costa atlántica, gracias también a la cooperación decisiva y a la entrada en la guerra de los Estados Unidos de América. Winston Churchill ha recibido también un merecido homenaje por su responsabilidad en los hechos decisivos de la victoria de las fuerzas aliadas durante la II Guerra mundial.

De Gaulle es una figura política que encarna una idea de la unidad de Francia. El gaullisme (golismo) después de la guerra se convirtió en una corriente o  doctrina política que ha tenido seguidores en la derecha y en la izquierda. De Gaulle es  la figura que federa y rescata los valores de la República francesa en un momento en que  habían sido traicionados con la capitulación de Pétain. La derecha francesa se ha modernizado y ha fusionado las ideas y valores del gaullisme con los de la derecha liberal que representa Nicolás Sarkozy. El mundo ha cambiado y la idea de independencia nacional de Francia es menos importante que la realidad de cooperación internacional. Admirador del general De Gaulle, para el presidente francés el mensaje positivo que debe recordarse es la seguridad que mantuvo en sus convicciones en momentos tan difíciles, su idea de la libertad y de no renunciar nunca, pase lo que pase.

Francia se hunde con la derrota en una crisis moral con la pérdida de las batallas militares y cae en la desesperanza y el abandono que la llevan a capitular. De Gaulle en su llamado -según los analistas históricos- no pide la incorporación a la guerrilla o el alzamiento de la población civil. Para De Gaulle  el anàlisis de la situación es desde un punto de vista militar y trata de provocar la deserción militar hacia Inglatera, sobre todo, de la flota francesa, una de las mejores de Europa formada por una gran cantidad de barcos que, en manos de los alemanes, serían una fuerza marítima respetable a su favor.

Uno de los reconocimientos dolorosos históricamente ha sido la realidad de la ocupación y la colaboración con los nazis de una gran parte del país ocupado. La deportación por razones étnicas, raciales o ideológicas ha sido un tema tabú hasta hace muy poco en la historia y la vida política francesa. El Mont Valérien, a veinticinco minutos de París es el lugar de memoria donde De Gaulle decidió levantar un monumento de homenaje a las víctimas de la ocupación. Más de mil resitentes fueron fusilados por los nazis en éste lugar.

Después de la liberación se creó la Orden de la Liberación con la que fueron recompensados sobre todo los militares que lucharon junto a él. Muchos miembros de la resistencia civil tras la liberación no se dedicaron a realizar la instrucción de un dossier para reclamar la condecoración y habiendo realizado verdaderos actos de heroísmo nunca fueron reconocidos. Tampoco la persecusión civil y antisemita aparecía reflejada en éste monumento presidido por la cruz cristiana de la Lorraine, como símbolo enfrentado a la cruz gamada de los nazis. Al crear l’Ordre des Compagnons inicialmente el nombre elegido era de los cruzados, pero un político cercano a De Gaulle decidió que la orden debía mantener los valores laicos republicanos y eligieron compagnons, que quiere decir compañeros, camaradas. El otorgamiento de la distinción se mantuvo dentro de un círculo cerrado de personas que se destacaron como franceses libres, al exterior de la ocupación. Pocos resistentes, sobre todo comunistas, que habían sido muy activos en la resistencia fueron recompensados por la distinción creada por el General de Gaulle.

Este lugar consagrado a la memoria y la ceremonia de hoy en el setenta aniversario han tratado también de hacer justicia al gesto de un hombre solo, que fue el llamamiento del 18 de junio de 1940. De Gaulle asumió una responsabilidad y realizó  un discurso geo-estratégico y político para reunir a los franceses. Su perspectiva del conflicto mundial fue más militar; la resistencia planteaba un enfrentamiento cívico. La izquierda ha tratado de no valorar éste gesto y la importancia que tuvo.

A partir de éste momento comenzó también la guerra de contra propaganda para enfrentar la que realizaban los nazis. La prensa clandestina y la radio BBC se convirtieron en herramientas eficientes de información desde las que se enviaban consignas que la población francesa debía seguir desobedeciendo las reglas del ocupante.

Los lugares de memoria se van convirtiendo en espacios pedagógicos de transmisión. Los hombres de la Francia libre y los resistentes tienen hoy cerca de noventa años, cuando ya no estén se perderá el testimonio en primera persona de la violencia atroz de la ocupación y de aquellos hechos de guerra. Éstos espacios cargados de emoción y unas fechas es lo que va quedando como referencia para  analizar por qué sucedió el armisticio de 1940 y el valor de los que se negaron a aceptarlo y a vivir bajo la ocupación, huyendo hacia Inglaterra para organizar la invasión y la resistencia.

© 2010 Maite Díaz

Anuncios

4 Respuestas a “70 aniversario del llamamiento de Charles de Gaulle, el 18 de junio de 1940

  1. Pingback: Europa: nacionalismos y totalitarismos | Fragmentos – Diarios

  2. Pingback: Nicolas Sarkozy y François Hollande celebraron juntos el armisticio de 1945 | Fragmentos – Diarios

  3. Pingback: Vel d’Hiv, Francia frente a su historia | Fragmentos – Diarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s