Para la Libertad, en el centenario de Miguel Hernández

Se cumplen cien años del nacimiento del poeta Miguel Hernández. Murió encarcelado, muy enfermo y condenado a muerte por los tribunales de la dictadura franquista. Aprendimos de memoria los poemas del disco «Miguel Hernández » que editó Serrat en 1972. El disco resume los temas frecuentes en la obra del poeta. Canta a la libertad, a la vida, a la tierra, dibuja un paisaje, sus gentes, la injusticia y el hambre. A la infancia incierta, abandonada y pobre, a la amistad, al amor. El poema a su amigo Ramón Sijé es una «Elegía»  ante la muerte inesperada. Un hombre humilde, pastor en Orihuela, con una sensibilidad extraordinaria y una preocupación social, es posible que por ello no sea más apreciado. No está a la moda en nuestro mundo cínico y postmoderno. Los arreglos son magistrarles, y hoy, casi cuarenta años después, los escuchamos sin que hayan envejecido. La emoción y la síntesis del poeta en la voz cercana del gran músico y también poeta  que es Joan Manuel Serrat.

Santiago González dedica hoy un artículo  para recordarle. Y en medio de las ceremonias absurdas pregunta: ¿Dignificar a Miguel Hernández?  Sólo posible desde las mentalidades jurídicas de las papelerías de una ley de Amnistía que ha amparado la impunidad, y en el caso del poeta, la de los juicios de los vencedores a los vencidos sin garantías constitucionales, juicios militares tras una contienda civil. Una guerra civil es siempre la peor de las guerras, el peor de los desastres, la más cruel, la más feroz. Santiago González recupera un fragmento de un  hermoso retrato de Neruda recorriendo las calles de Madrid con el poeta. Murió a los treinta y dos años y nos dejó una obra inmensa. En el artículo aparece la dictadura, la transición, la democracia y la amnistía que hizo posible pasar la página, también los absurdos políticos de los burócratas que han creado éste documento innecesario: «un certificado de buena conducta con carácter retroactivo». Una ceremonia que se inscribe dentro de la ley de la memoria histórica para supuestamente recuperar la dignidad de un hombre, el poeta Miguel Hernández que murió en la càrcel sin renunciar a sus ideas y a su participación, del lado republicano, en la guerra civil española.

Miguel Hernández, hoy, no es conocido en España por las generaciones de jóvenes. Al ostracismo de cuarenta años del período franquista, le han sucedido treinta años de democracia y de desidia que tampoco se han ocupado de difundir la obra de uno de los poetas más entrañables y que fue además un hombre admirable.

©2010 Maite Díaz

MIGUEL HERNÁNDEZ

EL TREN DE LOS HERIDOS

Silencio que naufraga en el silencio
de las bocas cerradas de la noche.
No cesa de callar ni atravesado.
Habla el lenguaje ahogado de los muertos.

Silencio.

Abre caminos de algodón profundo,
amordaza las ruedas, los relojes,
detén la voz del mar, de la paloma:
emociona la noche de los sueños.

Silencio.

El tren lluvioso de la sangre suelta,
el frágil tren de los que se desangran,
el silencioso, el doloroso, el pálido,
el tren callado de los sufrimientos.

Silencio.

Tren de la palidez mortal que asciende:
la palidez reviste las cabezas,
el ¡ay! la voz, el corazón la tierra,
el corazón de los que malhirieron.

Silencio.

Van derramando piernas, brazos, ojos,
van arrojando por el tren pedazos.
Pasan dejando rastros de amargura,
otra vía láctea de estelares miembros.

Silencio.

Ronco tren desmayado, enrojecido:
agoniza el carbón, suspira el humo
y, maternal la máquina suspira,
avanza como un largo desaliento.

Silencio.

Detenerse quisiera bajo un túnel
la larga madre, sollozar tendida.
No hay estaciones donde detenerse,
si no es el hospital, si no es el pecho.

Para vivir, con un pedazo basta:
en un rincón de carne cabe un hombre.
Un dedo solo, un solo trozo de ala
alza el vuelo total de todo un cuerpo.

Silencio.

Detened ese tren agonizante
que nunca acaba de cruzar la noche.

Y se queda descalzo hasta el caballo,
y enarena los cascos y el aliento.

Tomado de Poesía de Miguel Hernández

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s