España y la libertad de los prisioneros políticos cubanos

Mariano Rajoy pidió durante la sesión de control al Gobierno que el Congreso exija a Cuba la liberación de los presos de conciencia, que no se modifique la posición de la UE ante el régimen de los Castro, que se permita a la Cruz Roja Internacional que visite las cárceles cubanas y que se invite a los disidentes a la Fiesta Nacional del 12 de octubre en la Embajada española en La Habana.EL PAIS (11-3-2010)

Francia se pronunció ayer de manera firme y precisa en favor de la libertad de los prisioneros políticos cubanos. Lo hizo con un comunicado diplomático desde su Ministerio de Asuntos exteriores al gobierno de Cuba. Ésta declaración y demanda de libertad, es una acción del Estado francés desde sus instituciones democráticas en defensa de las libertades y los derechos humanos universales.

Es cierto que en España, Cuba, y las informaciones sobre la realidad de los prisioneros políticos cubanos y la falta de libertades y derechos están mucho más presentes en la vida política que en Francia. Veo la televisión española internacional para mantenerme informada y leo la prensa española a diario. Las razones para que éstos problemas en Cuba sean tan próximos a España son la historia de ambos países y los vínculos culturales y familiares que los unen  desde hace varios siglos. Francia mantiene una relación de responsabilidad política en la mediación de conflictos en muchos países que fueron sus colonias en África y el magreb.

Por esos lazos, la cultura cubana ha mantenido unos vínculos excepcionales con la cultura española. Cuba acogió miles de emigrantes después de su independencia en las primeras décadas del siglo XX. Durante la guerra civil española envió hombres para defender a la República y recibió a miles de refugiados tras el fin de la guerra civil. Luego Franco nunca rompió relaciones durante los años más difíciles del embargo económico.

También en el debate a favor de la libertad en Cuba,  la izquierda española minimiza la violencia de estado que ejerce la dictadura y banaliza con declaraciones propagandísticas una realidad que no quieren aceptar porque Cuba ha sido el mito y el modelo de una sociedad y un sistema del cuál no quieren admitir el fracaso. Ésta ceguera y sordera los mantiene en la tozudez y el autismo político de defender con declaraciones de los verdugos, la violencia sobre los prisioneros políticos, los disidentes y de aceptar como “normalidad” una Constitución y unas leyes  para la isla, supuestamente democráticas y que no aceptarían en España. Con ésto, la hipocresía de una parte de la izquierda española y su mediocridad política quedan patentes. Y no se trata de ideologías, ni de izquierda o derecha, se trata de la vida y de los derechos humanos universales que deben ser defendidos independientemente de la confesión religiosa o la filiación política.

En Europa también existe una izquierda lúcida. Daniel Cohn Bendit ha denunciado al régimen dictatorial cubano y su capacidad mediática de propaganda, lo hace desde el partido de los Verdes, Europe Ecologie. Cohn Bendit desde 1968 ha denunciado los crímenes de la izquierda europea y su connivencia con la dictadura estalinista que colonizó a la izquierda mundial. Como político no ha dejado de mantener sus posiciones en favor de todas las libertades, definiéndose como un liberal de izquierdas, tradición que también en España tuvo pensadores y hombres lúcidos desde el siglo XIX, como Álvaro Flórez-Estrada que se preocupó por las libertades y la justicia social  adelantándose a su época: sin Constitución no hay patria, pues ésta no era otra cosa, a su juicio, que la reunión de los españoles -tanto europeos como americanos- bajo una misma Constitución, que ponía en planta un Estado al servicio de la libertad. En realidad, don Álvaro fue un firme defensor del “patriotismo constitucional”, siglo y medio antes de que Habermas acuñase este concepto.”

En los debates políticos y las noticias desde España sobre Cuba no existe una posición común. Las exigencias justas al presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, por parte de los líderes de la oposición: Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy para que España se pronuncie por la libertad de los prisioneros políticos cubanos, muestra, con ésta crisis de Cuba,  la necesidad de cohesión  de España en torno a unos valores, más allá de las ideologías, porque son éstos valores y el reconocimiento de unos derechos y libertades los que han permitido la paz, el progreso, el desarrollo y la justicia social en el mundo Occidental.

©2010 Maite Díaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s