Por la vida, Fariñas, ánimo y regresa

Las huelgas de hambre en Cuba son respuestas a la violencia de Estado y a la impunidad del abuso de poder. Guillermo Fariñas ha decidido morir, si el Estado cubano no acepta la excarcelación de los prisioneros políticos con graves problemas de salud. Guillermo Fariñas no está «chantajeando», està exigiendo con su vida el derecho de unos prisioneros políticos a tener la atención médica y la libertad indispensables que garanticen sus vidas maltrechas por la dureza de años de detención.

La dictadura castrista no es un Estado de Derecho, sobre todo, porque la independencia del poder judicial no existe. En una dictadura de partido único, en el que cualquier manifestación de diferencias está penalizada, y allí, como narraba Georges Orwell, si denuncias un crimen de Estado, adaptándonos al caso cubano,  «le estás haciendo el juego a» la prensa extranjera, el imperialismo yanqui, la prensa de la derecha, pero sobre todo, la hipocresía y la mentira señalan un enemigo en los Estados Unidos con el que el estado cubano negocia miles de dólares de créditos en concepto de alimentos. Levantadas las leyes del célebre embargo compran dentro del cuadro vergonzoso y límite de un país en quiebra y destrozado. La desvergüenza y la violencia de Estado declara «mercenario» a Guillermo Fariñas, un ciudadano desarmado, que no está alistado a ningún cuerpo militar, es definido y juzgado dentro de una fábula de la propaganda que ha mantenido en el poder a una dictadura militar durante medio siglo. El Estado en su  mezquindad,  denigra a un hombre dispuesto a morir por exigir la vida de otros ciudadanos encarcelados injustamente.

Vergüenza porque recuerdan a los matones mafiosos que asesinaron a los cubanos líderes sindicales como Jesús Menéndez o Aracelio Iglesias que paraban el puerto de La Habana y los centrales azucareros con un gesto. En Cuba el derecho a huelga está prohibido hace cincuenta años y los sindicatos son el brazo ideológico y político del partido comunista. La autonomía universitaria no existe, y por tanto, los estudiantes no pueden reivindicar en libertad ni tampoco oponerse a las políticas del gobierno. El único recurso que queda en ésta situación de indefensión es la vida. Frente al poder absoluto y su irracionalidad hay hombres que deciden enfrentarse con la radicalidad de la muerte.

Cuando murió Orlando Zapata escribí  que debían cesar las huelgas de hambre. La pulsión de muerte de toda la propaganda castrista y el martirologio es algo que rechazo. Esto es una guerra de desgaste. Todas las vidas son necesarias, todas son importantes. Un mártir es una imagen en términos de propaganda y publicidad, una foto, un icono que banaliza y simplifica el problema. Han diversificado las violencias y la disidencia se ha multiplicado en la misma medida en que han intentado silenciarla. Orlando Zapata era un hombre joven y seguro tenía deseos de vivir, no de morir, lo llevaron a la situación límite y lo destruyeron. Su muerte ha sacudido a la opinión internacional, pero ninguna muerte es necesaria. Los mitos del cristianismo y del comunismo han alentado el sacrificio y el martirologio que son experiencias  brutales  y primitivas.

Sabemos que lo dejarán morir como a Zapata, pero nosotros no debemos dejarle morir. No tienen necesidad, como secuestradores, de mantenerlo en vida para dar una buena imagen al mundo. Los créditos millonarios han llegado de Brasil para que el festín continúe.  Patria o Muerte, Socialismo o Muerte. Alguien se acerca al manicomio para tratar de negociar y llevarse lejos al hombre que los desafía con su cuerpo, con la fotografía de su silueta escuàlida en los periódicos del mundo. Fariñas rompiendo el mito con sus ojos enormes y sus anécdotas espeluznantes. El  periodismo redactando la historia oficial, fiel al Partido. Los hombres libres sin Estado protector, sin la posibilidad de responder al escarnio en los medios que destrozan sus vidas. Fariñas no lo permitas, regresa a tu familia que tu rebeldía continúe con la vida.

©2010 Maite Díaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s