Verdad y totalitarismo, estalinismo, castrismo

Una portada de TIME de hace 33 años dedicada a Andrei Sajarov en febrero de 1977. Condenado al ostracismo, vigilado y amenazado por la policía política para impedir el contacto con el exterior del científico ruso, defensor de los Derechos Humanos y activista contra el totalitarismo estalinista. En 1989 Gorbachov le invita a regresar a Moscú desde Gorki donde pasaba el exilio forzado con su esposa Elena Bonner. Vivió tres años después de su regreso, pero su vida es un ejemplo de libertad y coherencia. Su  humanismo y su denuncia de los abusos de poder siguen inspirando a los disidentes del mundo entero. En el post narro parte de su vida que se entrelaza con acontecimientos de la realidad cubana post 1959  guardando también relación con la actividad política actual de la disidencia en Cuba, especialmente con el Proyecto Varela y Oswaldo Payá.

cuba disidentes por la libertadCollage de fotografías de disidentes, prisioneros de conciencia, periodistas independientes y bloggers residentes en La Habana. ©2010 Maite Díaz

Fidel Castro ha salido de su «punto cero» para declarar que Orlando Zapata Tamayo no fue torturado. Habría que preguntarse primero, qué es lo que considera como «tortura» un dictador. Ésta declaración a la prensa y el montaje televisivo para desprestigiar a Zapata y a su madre son las respuestas típicas de los montajes de propaganda para dar una respuesta «al pueblo» y a la opinión internacional. Típica y retórica es la asociación con la figura del enemigo exterior, las acusaciones y las diatribas como «asalariados del imperio», las filmaciones y grabaciones  de la policía política como pruebas de las violaciones de los derechos humanos en cuanto al respeto de la vida privada. Un resumen de los métodos totalitarios.

Durante su vida el científico ruso Sajarov —premio Nobel de la Paz— realizó tres huelgas de hambre. El poder soviético lo mantuvo hospitalizado y alimentado por la fuerza. Occidente se mantuvo atento a la vida del intelectual ruso que desde la disidencia se convirtió en un poder alternativo al poder totalitario del Kremlin. Sajarov se desplazaba para proteger a un poeta disidente que arriesgaba —tras un diagnóstico de la psiquiatría represiva comunista— el encierro y la destrucción en un hospital psiquiátrico. Habría otra pregunta a Fidel Castro y su gobierno sobre los más de veinte enfermos  muertos sin atención en el hospital psiquátrico de La Habana en condiciones de indiferencia e indefensión durante la última ola de frío. Los hospitales psiquiátricos en el comunismo son los campos donde se disfraza la ciencia de verdugo.

A Sajarov también lo acusaron de loco y de estar a sueldo de Occidente cuando comenzó a denunciar la barbarie. Durante su vida como investigador vivió durante  dieciocho años encerrado en una ciudad militar construída por detenidos. Le mantenían una custodia de hombres armados y le prohibían contactos con personas que no fueran del medio científico ruso. Así pasó años  trabajando para concebir una bomba nuclear transportable en un avión. En 1961, el 30 de octubre, realizaron la explosión record en el círculo polar ártico, más potente que las dos bombas de Hiroshima y Nagasaki según los datos de los especialistas entrevistados. La onda sísmica dio tres vueltas alrededor de la tierra y el hongo alcanzó sesenta y siete kilómetros de altura. Casualmente un año después, Fidel Castro protagonizaba la crisis de los misiles, lo que demuestra la irresponsabilidad soviética de entregar armas nucleares a un recién estrenado político que ha demostrado su tenaz capacidad destructora y su poco aprecio por la vida de los ciudadanos cubanos. En los últimos veinte años ha fusilado militares y civiles tras procesos sin garantías constitucionales. En Cuba el Partido comunista controla el poder ejecutivo, el legislativo y el poder judicial.

Sajarov toma conciencia de la utilización para la destrucción de su trabajo científico militar. Las presiones y el control de su vida, la miseria del pueblo y en paralelo el discurso oficial del «todo va bien», le trajeron además los recuerdos de su padre, los silencios y las mentiras para proteger a la familia durante el período de Stalin en el poder. Todos éstos hechos le hicieron reflexionar sobre el peligro de la capacidad de destrucción nuclear puesta en manos de un poder totalitario, y en consecuencia, definió su posición a favor de la vida y «el respeto de los Derechos Humanos como los únicos fundamentos de la seguridad internacional», en éste postulado basó su pensamiento.

En 1961 comenzó a oponerse a los ensayos de explosiones nucleares tomando una posición moral que lo enfrenta al partido. En 1965 participa en una manifestación  a favor de los Derechos Humanos. Su vida estará a partir de éste momento guiada por ésta certeza sobre la necesidad del respeto de los derechos humanos universales como única posibilidad de progreso y de paz internacional. Así comienza la lucha para la realización de ésta idea en la que son indispensables la transparencia y la democratización de la sociedad.

Para enfrentar la represión que les prohibía como lo peor «el contacto con extranjeros y con el extranjero», Sajarov convoca una rueda de prensa para hablar del peligro del estado militar soviético. Utiliza la prensa extranjera en favor de la transparencia informativa y de la liberalización de la información. Sus demandas eran las mismas que pedimos los cubanos: libertad de desplazamientos, libertad de prensa, libertad de opinión y de asociación, libertad de empresa. Decir la verdad y defender a la víctima se convierten es sus objetivos. No existe acción más subversiva en el totalitarismo que la  búsqueda de la verdad.

Son enviados al exilio en la ciudad de Gorki y allí comienza a escribir sus memorias. Fidel Castro mantuvo y ha mantenido durante décadas a escritores, intelectuales y artistas en el ostracismo.  Sajarov y su esposa son vigilados, filmados, les prohiben los contactos telefónicos. Acusados de actividades anticonstitucionales y de estar pagados por Occidente para calumniar al régimen soviético les aislan totalmente. Viviendo en ésta situación de acoso y vigilancia decide hacer las huelgas de hambre. En el documental que he visto se ven las escenas filmadas de Sajarov y su esposa solos por las calles de Gorki empujando el coche por las calles nevadas y tristes. Durante la huelga de hambre lo ingresan en el hospital y lo filman mientras recibe la atención médica. En un banco de un parque del hospital se acerca alguien  con revistas occidentales y se sienta a su lado, le entrega las publicaciones y deja ver la portada de una de ellas enfocándola a la cámara. Todo un montaje para utilizar las imágenes como propaganda. En el documental comparan éstas escenas con los métodos que utilizan los terroristas cuando filman a los rehenes y envían las imágenes para mostrar el estado del secuestrado.

El miedo del estado soviético era que Sajarov muriera porque no podrían utilizar el suicidio como definición de la muerte. Un estado está en la obligación de alimentar a un prisionero mientras esté bajo su responsabilidad en sus dependencias penitenciarias.

En un texto de George Orwell escrito al finalizar la guerra mundial, el escritor narra la historia de los comunistas pertenecientes a la intelectualidad europea que ingenuamente aseguraban que el poder soviético utilizaba la propaganda divulgando hechos falsos, juzgando culpables a inocentes y a la vez registrando los verdaderos hechos para develarlos en el momento oportuno. El doblez, la manipulación y la tergiversación de la verdad y de los hechos para la construcción ideológica de la historia desde una visión nacionalista de la misma. El fenómeno de la revisión de la historia desde intereses ideológicos nacionalistas, es un fenómeno constante que se produce en Cuba antes y después de 1959. La prueba son las declaraciones hoy de Fidel Castro, sus palabras aparecen como la «verdad absoluta» en relación a la muerte de Zapata. No hay una respuesta resultado de una investigación parlamentaria ni de una encuesta periodística. Su declaración socorrida es la evidencia de la manipulación y el control total de la opinión en los medios de comunicación, los periódicos y el periodismo. Fidel Castro utiliza las técnicas de los telepredicadores y su salida al ruedo es la constatación de que necesitan de sus palabras y su presencia para lograr credibilidad y legitimidad popular.

Sajarov se había opuesto al nacionalismo ruso presente en la Constitución estalinista. El poder totalitario con éstas prácticas escribía la versión nacionalista y oficial de la historia y establecía también una revisión de la memoria falseándola desde los imperativos ideológicos y sin atenerse a la verdad de los hechos. Como dejó escrito Georges Orwell: «lo más terrible en el totalitarismo, no es sólo que se cometen actos de crueldad, sino que además desaparece la noción de verdad objetiva».

Las memorias de Sajarov fueron robadas,  tuvo que rehacer varias veces capítulos enteros. Gorbachov leyó una versión antes de la publicación y tras la lectura, inicia un intercambio de cartas personales con el científico. En 1989 lo invita a intervenir en una reunión del congreso del partido. Sajarov apoya la perestroika sin dejar de ser crítico con la invasión de Afghanistán. Denuncia el bombardeo ruso de unos soldados de su propio ejército que se mantenían en un cerco, los bombardean con el objetivo de evitar que fueran capturados. La verdad sobre los hechos por intereses político-militares estaba siendo escamoteada. Su intervención es repudiada por parte de los militares miembros de la asamblea. La labor de Sajarov  consistió en intentar reformas radicales del sistema y sobre todo lograr reformas en la Constitución para garantizar las libertades y un Estado de derecho. En La Habana el disidente Oswaldo Payá ha tratado de impulsar éste proyecto pacífico de comenzar una transición reformando la Constitución. El trabajo político pacífico fue premiado en el año 2002 con el premio Sajarov para el opositor cubano Oswaldo Payá. Me pregunto  cuántos minutos ha dedicado Fidel Castro para interesarse o simplemente informarse sobre las demandas de los miles de cubanos que hemos firmado ésta petición.

A veces me pregunto dónde están los científicos cubanos, los hombres de ciencias con una formación y un pensamiento racional y humanista. No hay en Cuba un grupo de «sages» (sabios) que obligue a la cúpula a entrar en razones. No son cincuenta años de ruina y represión un saldo suficiente de desastres  en nuestra sociedad.

A Cuba nunca llegaron la perestroika y la glanost. En 1989, mientras éstos hechos ocurrían en la URSS, el gobierno de La Habana con Castro al frente redobló la represión de estado. Implantó el terror con los fusilamientos de Ochoa y el resto de altos cargos del aparato militar y de la seguridad del estado. Algunas personas cercanas a los implicados manejan la tesis de un escarmiento. Los hombres de confianza fueron eliminados en la más pura tradición estalinista. Preparaban una revuelta o eran verdaderamente narcotraficantes con o sin autorización del estado. No sabemos aún la versión verdadera de ésta historia. Conocemos la historia oficial.

Releo en EL PAÍS que después de la huelga de hambre, las golpizas y maltratos que provocaron la muerte de Orlando Zapata Tamayo, Fidel Castro asegura a la prensa internacional que nunca se ha torturado en Cuba después de 1959. Recuerdo que es un hombre que ha ejercido y ejerce el poder absoluto, y que por tanto su visión de la realidad no es objetiva, tiene además más de ochenta años y está muy enfermo, retirado, sus declaraciones no pueden ser tenidas en cuenta como verdades en el caso de la muerte de Zapata. Ignora la larga lista de prisioneros políticos que no son reconocidos en la historia oficial de los últimos cincuenta años y que han sido borrados de la historia como hacía Stalin con sus enemigos. También olvida los maltratos que no dejan huellas visibles, los golpes de profesionales y las humillaciones cotidianas en la cárceles con insultos y negaciones. Las humillaciones las soportamos también todos los cubanos que no podemos ejercer nuestras libertades y derechos en el país que desgobierna desde hace cincuenta años. Qué más tortura psicológica que la acusación injusta, el juicio sin garantías y la sentencia y prisión sin apelación posible. Quizás, Fidel Castro a sus años y su soberbia nunca comprenderá  el daño psicológico y la destrucción de su propaganda. Las grandes vallas publicitarias con las consignas de Patria o Muerte y posteriormente, Socialismo o Muerte y los cientos de miles de cubanos que han perdido la vida en el estrecho de la Florida escapando de la miseria y la represión y apostando por la vida.

Fidel Castro nunca ha confiado en los intelectuales, ni ha dedicado tiempo al diálogo con ellos. Es evidente que nunca le ha interesado mantener comunicación con ningún escritor, salvo, con García Márquez, que no es cubano y que le debe una admiración cuyas razones habría que buscar en la historia familiar del escritor colombiano y en la imagen simbólica de los militares en el poder y el machismo hispanoamericano.

En 1991 diez intelectuales le enviaron una carta a Fidel Castro, –La Carta de los Diez– para democratizar la sociedad cubana y comenzar por fin, un cambio, una transición política y económica en un país que comenzaba a hundirse en la miseria. Llegó el fin del Imperio Soviético,  Gorbachov dio la palabra a la sociedad civil y comenzó  la desintegración del  totalitarismo, la verdad, las palabras y el diálogo social hicieron su diagnóstico y  ésta realidad significó para Cuba el fin de las subvenciones. El coste económico de Cuba a los rusos fue de miles de millones. Los logros de la educación y la salud han entrado a formar parte de la precariedad y la miseria económica que vive el país.

La respuesta que esperaban los intelectuales, la carta, nunca llegó en 1991. Los expulsaron de todas las organizaciones culturales, del partido comunista, trataron de denigrarlos y humillarlos como hacen hoy con Orlando Zapata, albañil y de origen humilde. La mayor parte de éstos intelectuales se vio obligada a partir en exilio. Y recuerdo en detalle el proceso al escritor cubano Manuel Díaz Martínez que reside hoy en Canarias y las golpizas a la escritora María Elena Cruz Varela que reside en Madrid.

En resumen, con Fidel Castro nunca ha existido la posibilidad del diálogo. Tampoco ha podido expresarse un Gorbachov poniendo la historia sobre la mesa y exigiendo responsabilidades políticas por todos los desmanes, la violencia, la represión, el desastre económico, la corrupción y la miseria. La pérdida de valores que son en gran parte las razones del alto índice de criminalidad que comienza a ser inquietante. Sajarov también relacionó los problemas sociales del alcoholismo y la criminalidad con la corrupción de la sociedad comunista.

Gorbachov tuvo el apoyo de los países occidentales europeos para desmontar el totalitarismo soviético. Contó también con el trabajo de personalidades y de grupos activos de los Derechos Humanos que realizaron una labor de comunicación indispensable en las bases de la sociedad rusa. La sociedad civil cubana y la oposición pacífica necesitan apoyo y solidaridad internacional para poder comunicar con la sociedad cubana controlada por la represión y sujeta al chantaje político de la demagogia. La negativa de liberar a los prisioneros políticos cubanos es la estrategia represiva para controlar la opinión libre de la sociedad cubana.

©2010 Maite Díaz

Anuncios

4 Respuestas a “Verdad y totalitarismo, estalinismo, castrismo

  1. Pingback: Verdad y totalitarismo, estalinismo, castrismo - psicofxp.com

  2. Pingback: Guillermo Fariñas, premio Sajarov del Parlamento Europeo | Fragmentos – Diarios

  3. Pingback: Zapata Tamayo por la libertad | Fragmentos – Diarios

  4. Pingback: Oswaldo Payá Sardiñas (1952-2012) | Fragmentos – Diarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s