Francia y el debate por “la identidad nacional”

El ministro francés de Inmigración, Éric Besson, ha lanzado un debate sobre “la identidad nacional”. El tema fue un punto importante y una promesa en la campaña electoral de Nicolàs Sarkozy. El debate se extenderà varios meses y terminarà con un coloquio el 4 de febrero del 2010. En la presentación, Éric Besson ha dicho que éste debate “permitirà redefinir lo que conservamos del pasado porque somos herederos de un rico patrimonio que incluye nuestros valores de hoy: libertad-igualdad-fraternidad y también laicidad, igualdad entre el hombre y la mujer y la idea de lo que serà nuestro futuro”. Para que no quede ningún espacio social excluído del debate, se ha estructurado desde las prefecturas de región y departamento y se han organizado intercambios con asociaciones de diferentes cultos religiosos y de extranjeros residentes en Francia.

Las encuestas han dado como resultado un apoyo del 60% de los franceses. Para el Front National y su portavoz, la vicepresidenta Marine Le Pen, la inicitiva es una operación mediàtica que trata de ir al rescate de la baja popularidad de Nicolàs Sarkozy tras los últimos escàndalos políticos que han confrontado a miembros de su gobierno y a su hijo Jean Sarkozy. Según Marine Le Pen, Sarkozy trata de recuperar a los electores de extrema derecha que ganó en el 2007 durante la campaña por la presidencia. El ministro Éric Besson ha respondido rotundamente diciendo que el debate pertenece al “pueblo francés”. Martine Aubry secretaria del Partido Socialista no se ha pronunciado, pero la rival de Sarkozy, Ségolène Royal ha hecho un llamamiento a “reconquistar los símbolos de la Nación” y no rechazar el debate en torno a éstas ideas tan importantes para los franceses. Los ministros de izquierdas del gobierno de Sarkozy, Martin Hirsch, encargado de las Solidaridades, estima que en Francia no hay problemas de identidad, que éste es un debate político ciento por ciento. Bernard Kouchner, ministro de Asuntos Exteriores declaró desconfiar de los debates teóricos. Dominique de Villepin contundente ha dicho:“No es necesario un gran debate sobre la República, sobre la identidad nacional. Sólo es necesario hacer efectivos nuestros principios : libertad, igualdad, fraternidad.” Otros ven en ésta idea de Sarkozy de “identidad nacional” un concepto conservador, estrecho que no respeta la igualdad para todos y que podría derivar hacia ideas de un nacionalismo en el que el obrero, el joven, el extranjero constituyen un peligro a la sociedad. También se han recogido testimonios que cuestionan el velo islàmico o los horarios especiales para chicas en las piscinas; regulaciones de la vida pública que se realizan para complacer a comunidades que profesan la religión musulmana y que no aceptan el caràcter laico del espacio público en Francia.

El debate està abierto y se ha creado una plataforma en internet que recoge las propuestas y concepciones de los franceses sobre qué piensan ellos que significa: ser francés. Después de vivir diez años en Francia y siete en España, pienso que Francia es un gran país por su concepto republicano y ciudadano de país. Un país de leyes que protegen y de valores que dan confianza a los ciudadanos. LIBERTAD, IGUALDAD y FRATERNIDAD, los valores de la Revolución francesa devenidos valores republicanos, estàn visibles a la entrada de cada Alcaldía de cada barrio en las ciudades o en cada pequeña población. Esos valores son los que dan cohesión social a un territorio, a un país, independientemente de las identidades individuales que puedan diferenciarnos, como los orígenes, el lugar de nacimiento o la lengua que se habla en casa. La lengua de la República, la que permite que la sociedad francesa pueda funcionar en todo el territorio con eficiencia  administrativa, independiente de las diferencias regionales, estableciendo la justicia y la enseñanza laica y gratuita,  es un valor cultural y político fundamental en la sociedad.

Lo nacional, o la nación desde un punto de vista político contemporàneo tendría que ser un concepto abierto, dinàmico y en constante asimilación. Una idea de la transformación en la asimilación como valores generales y universales a compartir como República. La asimilación o la integración que, con las migraciones cada vez màs numerosas, debe ser un elemento fundacional del concepto de nación moderna en la organización y cohesión de la sociedad en torno a unos valores comunes. Francia hace màs de doscientos años los enunció y es necesario que esos valores se activen en la dinàmica de la sociedad.

©2009 Maite Díaz

Anuncios

2 Respuestas a “Francia y el debate por “la identidad nacional”

  1. A Alberto Llobell le huelen los pies a sésamo

    Me gusta

  2. Franco les come los ojos a los pollos de las carnicerías

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s