Juanes y el concierto sin libertad

He visto el concierto de Juanes en su sitio web. No quería verlo. He saltado algunos fragmentos porque las pausas son largas. Un antes y un después…ha dicho Aute. Me acordé del día que lo vi hace màs de veinte años en La Habana, en el cine-teatro América, con su voz como un susurro que se escapa.  Rosas en el Mar:  La Libertad, La libertad derecho de la humanidad. El tiempo pasa. Nosotros en La Habana escuchàbamos esos fragmentos de canciones y los interpretàbamos como signos de libertad contra la represión. Contra la asfixia llegaban Serrat, Aute, Victor Manuel que eran los que llegaban en español, luego siempre oíamos las emisoras americanas de música rock que no lograban censurar con interferencias. Mi generación no fue adoctrinada en el patriotismo musical y ademàs no sabíamos bailar casino. Esa propaganda patriótica cubana musical de bailar “el casino” fue instruida por la televisión a mediados de los 80 en un programa que se llamaba Para Bailar. Manuel Vincent en una crónica escribe que una cubana le dijo que ella prefería mover el culo que hablar de política. Tampoco hay periodismo y la crónica de éste hombre es una manipulación babosa. No habla de la represión que denuncia Oswaldo Payà y que leí en un artículo en el blog de Manuel Díaz Martínez. Un hombre tolerante que asume la responsabilidad política que le toca desde la oposición y se enfrenta al funcionario del Instituto de la música que acusa a la disidencia de “mercenarios”. Sin embargo Vincent desliza una anécdota interesante. Victor Manuel se fue solo e intentó entrar por un punto de control al area del concierto y lo pararon y le negaron la entrada porque no llevaba camisa blanca.

Por la televisión cubana ordenaron ir con camisa blanca como una condición para la admisión en el espacio del concierto. Una posibilidad es que ésta haya sido una estrategia del régimen para contrarestar la manifestación de las Damas de Blanco y sus simpatizantes en el espacio del concierto. Diluir su representación. La acción pacífica consiste en caminar vestidas de blanco con fotos de sus familiares prisioneros políticos. Son las únicas que se manifiestan públicamente por la libertad.

Silvio cantó Ojalà, corría la leyenda y todos la repetíamos que se la había escrito al Coma-andante…”Ojalà pase algo que te borre de pronto, una luz cegadora, un disparo de nieve…fue coreada por el público. Qué cansancio, qué viejos todos, cuàntos años han pasado. Y cuànta mediocridad política, cuàntos miedos, cuàntas concesiones. Viva el pueblo cubano fue su consigna de despedida y estuvo lejos de las càmaras. Los cubanos tenemos la cultura de las consignas y la propaganda. La cultura política del discurso único. Si no estàs conmigo estàs contra mí.
Formell el de los Van Van que antes ni abría la boca, de pronto en el escenario era como el sargento político, dijo: se hizo el concierto duélale a quien le duela, en plan revanchista. El grupo Van Van surgió en el 70 y  su nombre viene de la consigna de Fidel Castro: Los Diez Millones Van…y de que Van, Van…De ahí Van Van. Los millones eran de toneladas de azúcar. Al grupo lo seleccionaron para cerrar melosamente el concierto. En aquella época gris yo tenía siete años, recuerdo las concentraciones en la Plaza, las discusiones de los mayores por las ideas del “iluminado” en la TV el día entero, entonces vi el fantasma encore del dictador que movilizó a todo el mundo a cortar caña al campo para conseguir su capricho millonario azucarero. Quería hacer la mayor zafra de la historia al coste que fuera. Pero en el concierto no apareció con chàndal y eso es algo increíble, ni al ritmo del grupo estrella de música cubana con eslogan del año 70.
Lo mejor es que ninguno de la dinastía apareció en el concierto. En eso fue blanco, blanquísimo el concierto, no se vieron al menos los uniformes verde olivo de los militares y los que estaban para controlar al público tuvieron que vestirse de civil. Pienso es una buena experiencia que en esa plaza su silueta no haya asomado y que ni su nombre, ni el de su hermano hayan resonado por los altavoces.
La masa seducida  pedía Juanes, Juanes, Juanes que se hizo esperar y adorar. No sé que nos contarà Juanes, pero se sentía la tensión. Al final repitió: Cuba Libre dos veces y Una sola familia cubana, Una sola familia cubana. Repitió la frase en aquella plaza donde Fidel Castro tantas veces enfrentó a las familias y dividió a los cubanos. Mencionó a Los Aldeanos y a Silvito libre que son músicos contestatarios del régimen que no fueron autorizados a participar a pesar de sus gestiones. Juanes y Bosé  han debido negociar y seguramente ceder en muchas cosas, ha sido un pulso con el poder totalitario y las intransigencias de las dos orillas. Es difícil tener una idea de las experiencias individuales en esas imàgenes de una masa compacta de un millón y medio de personas.
La campaña por  la libertad de Pànfilo ha sido una victoria política importante del exilio. Las firmas fueron entregadas a Juanes, no he leído qué tipo de mediación pudo establecer con el poder.
Pasa una pàgina aunque alguna gente no lo quiera aceptar, es ley de vida. A Castro le queda poco. Al castrismo no sabemos, eso depende de los cubanos y de la inteligencia del exilio.
©2009 Maite Díaz
Anuncios

4 Respuestas a “Juanes y el concierto sin libertad

  1. Muy profundo análisis, Maite.

    Me gusta

  2. Luli,

    es la segunda vez que dejan un enlace al blog de Varela, yo no he borrado ningún blog y en el blogroll estàn todos, los que he visitado regularmente y leído.
    Admiro a Varela como humorista, realmente la violencia aunque sea en tono de humor no me gusta y creo que la integridad de las personas es importante respetarla.
    Hacer un chiste, una caricatura es algo que se hace en todos los periódicos, a Sarkozy lo ponen de todos colores, ayer vi un chiste genial de Anne Roumanov, es una humorista francesa que a partir de la actualidad política monta sketchs, tiene un programa de radio: Decía que Sarkozy se había encontrado con Carla Bruni en Disneyland, y que por fin “el enano” había conseguido enamorar a Blanca Nieves…en fin son cosas ocurrentes, que te pueden hacer reír. Pero es un chiste y se pasa a otra cosa.
    No creo que sea justo ensañarse con alguien por su físico, o por cómo se viste, a mí me enseñaron que no era de buen gusto.
    Yo no estoy de acuerdo con Zoe en muchas cosas, y escribo lo que pienso en mi blog sin ofender a nadie. Si no estàn de acuerdo con Zoé Valdés, escriban con argumentos y discutan, pero ensañarse de esa manera y tratar de degradar a una mujer utilizando el anonimato es una cobardía.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s