11 S, las horas de la tragedia

onceseptlastorres©2008 Maite Díaz

Estuve viendo el documental sobre los atentandos terroristas islamistas del 11 S en New York. Las imàgenes del Apocalipsis. La guerra ha cambiado de formato. Una edición de testimonios periodísticos profesionales y de personas que filmaron desde sus casas, através de los ventanales de sus apartamentos newyorquinos la tragedia narrada por el fuego y el humo de las dos torres convertidas en chimeneas gigantes, en grandes altos hornos, en crematorio.

Testimonios de carreras huyendo de la nube de polvo y ceniza. La gente cubierta de cenizas, sin poder hablar, vomitando y pidiendo agua con urgencia. Asfixiados. Los rostros perdidos. Los bomberos en sus diàlogos desde dentro de las torres, ecuànimes y atrapados, pidiendo agua y refuerzos ante la imposibilidad de enfrentar el fuego. La gente desesperada en las ventanas, medio cuerpo fuera y ondeando banderas, blancas, para señalar su posición en el infierno. Las llamadas a las centrales de bomberos de la ciudad, no se escuchan los testimonios de la gente que ha quedado atrapada, solo las voces de los encargados de tranquilizar, diciendo como un salmo : « Manténgase en el sitio donde està, péguese al suelo y espere, los bomberos estàn trabajando…se ha movilizado a toda la policía y el cuerpo de bomberos de Nueva York, hay cientos de personas en su situación». Alguien cae desde la torre. Los cuerpos de seguridad, la policía tratando de controlar la evacuación fuera de la ciudad. Un hombre con una caja de botellas de Perrier, ofrece agua a la gente en la calle, alguien dice que les ha salvado la vida, le preguntan su nombre, lo dice como si estuviera fuera de éste mundo. La gente embarca hacia New Jersey, en dos horas el paisaje de la ciudad ha cambiado, el humo denso dibuja las siluetas de los edificios en pie. Una niña pequeña desde el interior de su apartamento avisa a sus padres que ha perdido de vista la segunda. El primer plano de los tanques de agua de los edificios de New York, como toneles medievales, como las torres que han resistido el asedio. Detràs, sólo humo y el cielo luminoso y azul.

Por primera vez he visto testimonios del padre del ciudadano libanés que pilotaba el vuelo 93 que fue desviado en la misma operación con la intención de estrellarse contra la Casa Blanca u otro objetivo simbólico del poder norteamericano. Un joven de confesión musulmana, pertenciente a la burguesía comerciante de Beirut. Su padre llora ante las càmaras y no reconoce a su hijo como un extremista. Insiste en la no pertenencia de su familia a un islam radical, lo argumenta mostrando a sus hijas, que no aparecen en la filmación, pero que de toda evidencia van vestidas civilizadamente, sin burka o velos. Los periodistas recorren una ciudad en el Medio Oriente, una ciudad mediterrànea tolerante. Jóvenes en la playa con bikini, donde el terrorista buceaba con sus amigos y donde luego fiestaban en las discotecas. Entrevistan a sus profesores, el director de la escuela es un sacerdote católico en un colegio donde se mezclan todas las confesiones en los grupos de alumnos y en el equipo de profesores. El director dice que el paso al extremismo religioso lo realizó en Europa, en Hamburgo, no en Beirut, donde su círculo familiar y sus amigos son personas observando un islam moderado. Aparece la fotografía de Mohamed Atta y su trabajo de proselitismo religioso en la universidad de Hamburgo donde el joven estudiaba una ingeniería relacionada a la aviación. Atta organiza allí una sala de rezos y en éstas reuniones comienza a nuclearse el grupo que realizaría los atentados del 11 de septiembre. En el hotel de lujo del aeropuerto de Newark donde se alojaron la noche antes de los atentados suicidas, los cuatro extremistas se ofrecieron un gran banquete en el restaurante del hotel. Los màrtires. En Europa, en Alemania, Francia o España, el extremismo religioso ha establecido lugares de proselitismo radical y de reclutamiento. La religión ofrece la protección del culto para la manipulación de otros intereses.

©2009 Maite Díaz

Ilustración gràfica de la serie realizada para la edición del e-book “11 S Lecturas colaterales” de Juan Carlos Castillón

Anuncios

3 Respuestas a “11 S, las horas de la tragedia

  1. Pingback: Trackback

  2. Pingback: 11-S Documentales y testimonios de los sobrevivientes | Fragmentos – Diarios

  3. Pingback: Los atentados del 11 S narrados por los sobrevivientes | Fragmentos - Diarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s