Francia. Crisis en el Partido socialista francés.

polemicaenelps

Después de un intercambio en la prensa de cartas de recomendaciones mutuas, se ha establecido durante varios días un diálogo público entre dos miembros del Partido Socialista francés: la secretaria, Martine Aubry  y el diputado y alcalde de Evry, Manuel Valls.

En su carta de ayer la secretaria del PS pedía silencio el que supone la llamada disciplina partidista,  una recomendación que, sobre todo, significa realmente la obediencia de las directivas del partido.

Manuel Valls, diputado socialista se ha destacado en los últimos meses, -pero sobre todo después del fracaso político evidente del PS en los resultados de las elecciones al parlamento europeo- por sus críticas directas a la dirección del Partido Socialista y a su falta de proyecto político consecuente a las necesidades de la realidad francesa. Valls ha sido definido como el Sarkozy socialista. Es cierto que es un hombre de carácter más bien sanguíneo y con la fuerza, la dinámica y, sobre todo, la manera de enfrentar las situaciones con claridad y transparencia. Ha sido un político que ha tenido que mediar y tomar decisiones en problemáticas sociales difíciles de manejar en Francia como la tolerancia –muchas veces hipócrita- frente a las demandas de colectivos extremistas que intentan imponer sus costumbres religiosas en el espacio público de la sociedad francesa que se define laico en la Constitución. Un affaire que acaparó la atención de los medios fue su oposición a la demanda de vender sólo carne hallal (sacrificada y bendecida por el Iman)en un supermercado de la zona administrativa en la que Valls debe tomar las decisiones políticas que organizan la convivencia ciudadana. Por supuesto no faltan los políticos y periodistas, de diferentes corrientes políticas que ven en ésta toma de posición un hecho utilizado por el diputado para llamar la atención de los medios.

Así, también en Francia la política se confunde con el espectáculo y, sobre todo, los medios, ayudan a crear ésta apreciación manipulada de una situación real que necesita de una intervención política del Estado para proteger a los ciudadanos (y consumidores) de las derivas inconstitucionales que prenteden los extremistas religiosos haciendo prevalecer sus preceptos y costumbres en la organización de la comunidad.

En la carta Martine Aubry le sugiere respetar las directivas socialistas establecidas por la dirección, o partir. También se queja de hacer públicas sus críticas y dar una visión un tanto catastrófica del futuro del Partido socialista. Hoy la respuesta de Valls en la radio no se ha hecho esperar, la recoge en su edición electrónica el diario Le Monde : “Je continuerai à défendre au sein du Parti socialiste mes idées, mes propositions” y “Je reste parce que c’est ma place.”

Lionel Jospin antiguo secretario y que fuera primer ministro socialista en sus declaraciones recogidas hoy, defiende la posición de Valls y apunta a la secretaria del PS que sus peticiones de silencio no son la solución a la crisis política del partido. Jospin defiende las proposiciones y las ideas como la forma en que un político «sirve» a su formación política y también a su país. Las comillas son mías para subrayar el concepto que define Lionel Jospin para el que la política es una función de «servicio» a los ciudadanos.

Lo cierto es que por su discurso revisionista de la política actual del partido, Manuel Valls ha estado un tanto relegado dentro de la dirección del PS. Benoit Hamon señala que en ningún momento se pretende excluir a  Valls, ésta es su declaración como portavoz del partido, pero en su carta Martine Aubry le sugiere, partir, marcharse si continúan sus declaraciones públicas a la prensa.

Daniel Cohn Bendit, diputado por el partido Europe Ecologie, gran ganador en las elecciones europeas ha sugerido unas vacaciones a todos para regresar y discutir «màs racionalmente» en el mes de septiembre.

Para Manuel Valls el Partido socialista debe renovarse y hasta cambiar el nombre político de la formación.  En sus proyectos se encuentran en prioridad la educación, la empresa, para la que define conceptos más liberales de funcionamiento. El tema necesario de la seguridad ciudadana y la cultura. Para Manuel Valls hijo de un conocido pintor catalán, la cultura es una parte fundamental de la estructura social, el terreno donde son posibles los diálogos y las convivencias.

©2009 Maite Díaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s