Memorias de Viaje

alcazabaalmeria
La Alcazaba de  Almería                                                          ©2008 Maite Díaz

Paseamos por las plazas, los salones, los murmullos del agua. En los espacios abiertos el lienzo blanco tamiza la luz. Del otro lado del muro ladran los perros y las chumberas han florecido sus higos redondos. Las hojas como un muro silencioso. Palabras, grafismos, espinas, heridas suaves. Se abre el jardín y el agua tranquila como un espejo. Nenúfares. Giverny. Y desde la montaña, el paisaje se repite como en el recuerdo del cuadro. No llega el tren. La línea oscura y el humo ligero suenan melancólicos. El agua refleja y oculta los peces. Las pinceladas rojas y empastadas de Matisse. La flor navega para escaparse por la ventana. Quiero guardar los gestos del albañil, sus movimientos, recordar cómo dibuja la cal  y cómo la dora el sol a la caída de la tarde. 

©2009 Maite Díaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s