Los Domingos III. Antonia Eiriz y Sandra Ceballos


Conversación con Antonia Eiriz, cuarenta años después…

Leo las cartas de Antonia Eiriz, recibidas en La Mancha y en Madrid, y leo en Penúltimos días diferentes opiniones sobre la inauguración del sàbado 25 de octubre en el Espacio Aglutinador. No puedo evitar pensar en Antonia Eiriz, admirada por nuestra generación en nuestros años de estudios por su sinceridad, su sencillez, su humildad y su talento como ser humano y como artista. Mirando las fotos de Sandra en la entrada de su casa, he recordado la casa de Ñica en el popular barrio de Juanelo, en La Habana, « un oasis, » que gustaba visitar el pintor Antonio Saura, con matas de guanábanas y plátanos, la madera de los muros de la casa pintada de un azul hermoso, el olor de los jazmines a la caída de la tarde, las picualas, su sonrisa, su verbo incisivo y acerado, su humor cáustico, sus silencios. En Miami mantuvo la misma serenidad que en La Habana, la misma relación con las instituciones, los políticos y el poder, la distancia.

En una dictadura siempre hay espacios « oasis », que molestan a todos, porque siempre habrà personas de excepción que podràn ser « juzgadas » con vehemencia por las dos orillas, los extremos, la intolerancia; el sentido de la libertad es así, no acepta restricciones en ningún sitio, aunque tenga en ocasiones para sobrevivir que negociar con el poder.

Sandra Ceballos lleva un proyecto, que no una comparsa. Compararla con Wendy Guerra que es una « escritora de éxito » en el establishment cubano, o con Kcho que se escribe con el comandante, no me parece acertado, sobre todo porque muestra un gran desconocimiento de Sandra Ceballos y del Proyecto Aglutinador. La verdad sobre una trayectoria de catorce años y sobre unos hechos que han conformado -en situaciones difíciles- un proyecto independiente, merecen un anàlisis con detenimiento, pero sobre todo con respeto. Se podrá criticar la autocensura, la censura, la negociación con el poder como podríamos también criticar el silencio o la vehemencia de unas conclusiones ràpidas y por tanto superficiales. Arte se ha hecho bajo las peores tiranías y dictaduras, y desde las cavernas, bajo las inclemencias del tiempo y la incertidumbre e indefensión mayor.

A fines de los 60 José Antonio Portuondo, en la inauguración de una exposición en el Museo de Bellas Artes leyó un « panfleto » en el que acusó a Antonia Eiriz públicamente de realizar un arte no acorde a « los principios  revolucionarios », las figuras del artista y el comisario, ese teatro de la demagogia y la manipulación política. Antonia Eiriz había pintado su cuadro célebre « La Tribuna vacía » y lo había expuesto, Heberto Padilla le había dedicado un poema en su libro « Fuera del juego ». Hace justo cuarenta años era el año 1968. Años después Antonia que no daba entrevistas, ni aceptaba visitas en su casa, sobre todo de jóvenes que querían « apropiarse » de su historia, o utilizarla como punta de lanza,  me contaba lo difícil que fue recibir aquellas palabras de Portuondo ; el efecto fue desvastador, muere su madre y dejó de pintar durante màs de veinte años. Se dedicó serenamente a enseñar, sin proyectos « conceptuales », ni invocaciones a Joseph Beuys, decidió llevar la creación como recurso de expresión y libertad, a los vecinos del popular Pasaje Segundo donde nació y vivió hasta que marchó a Miami. Su casa, era una casa abierta a sus vecinos, la gente sencilla de su barrio y a sus amigos. Gracias Sandra por seguir.

© 2008, Maite Díaz

Anuncios

5 Respuestas a “Los Domingos III. Antonia Eiriz y Sandra Ceballos

  1. Gracias Maite por estas palabras y esta comparacion tan atinada.

    Me gusta

  2. Menendez-Conde Ernesto

    Muchas gracias Maite, por este retrato de Antonia Eiriz, que tanto he disfrutado. No he leido aun los comentarios en Penultimos Dias -los hare inmediatamente- pero tambien, a priori, creo que hay que agradecerte que defiendas a Sandra.
    Te escribi un correo. Si puedes confirma que lo recibiste.
    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Me interesa la relación de Eiriz con el poder ¿alguna vez fue censurada o estuvo presa por atreverse a pintar verdades o ir en contra del poder?

    Me gusta

  4. Estoy recuperando información de esta artista con la que en común el apellido, gracias por esta información

    Me gusta

  5. Antonia deja de pintar cuando la maltrataron en Cuba, expuso en La galeria Habana dos cuadros, de un juego de pelota, en uno Fidel en la tribuna y monstricos aplaudiendolo, el otro un juego de pelota, Fidel entre los mostruos.Le quitaron los cuadros y ella se insulto tanto que se fue a su casa y comenzo a hacer papel Mache.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s