Cuba y su cobarde reforma migratoria

La reforma migratoria que entra en vigor hoy en Cuba es una variante retórica del control que ha ejercido durante los últimos cincuenta años el Estado sobre los derechos fundamentales y la libertad de los ciudadanos.

No nos engañemos, la isla de Cuba sigue siendo una sociedad cerrada en la que no existen alternativas fundadas en el respeto que es la base de la democracia.

Después de más de cincuenta años de arbitrariedades en la organización política y administrativa de Cuba, justificadas con los discursos que se han ido adaptando a los cambios políticos sucedidos en el mundo durante medio siglo:  de la guerra fría a la Caída del muro de Berlín y la desaparición de la URSS, a  la negación para los cubanos de un proceso de democratización como ha sucedido en los países iberoamericanos que han apostado por la democracia sin recurrir a la violencia revolucionaria o a los golpes de Estado de los militares para efectuar cambios de gobierno,  es imposible aceptar como normal que se legisle de manera limitada y controlada sobre nuestros derechos en tanto que ciudadanos cubanos y ciudadanos de la Comunidad Económica Europea o de los Estados Unidos de América.

La doble nacionalidad es una realidad consecuencia del mundo globalizado, el Estado cubano estructurado y dirigido por el partido comunista ha sustraído a Cuba y a sus ciudadanos de la realidad mundial en lo referente a los flujos migratorios, a las emigraciones y las inmigraciones que constituyen las nuevas sociedades diversas que pueblan, sobre todo, las grandes ciudades y también los pequeños pueblos de los países occidentales. La anomalía en Cuba se resume a una dinámica en un solo sentido y sin retorno. Ahora dicen que permitirán más de once meses, que les darán permiso por 24 meses para que residan en el extranjero. El Estado con su intervencionismo, su proteccionismo y su control del tiempo. Tampoco ningún ciudadano cubano con doble nacionalidad o un ciudadano extranjero puede elegir residir en Cuba como trabajador o empresario independiente cumpliendo con las normas requeridas para poder funcionar dentro del marco de la legalidad que existe en cualquier país del mundo que no sea una dictadura autoritaria o totalitaria.

Desde ésta dinámica social y económica, desde éste contacto con otras culturas es que se construyen y desarrollan las nuevas sociedades globalizadas. Sociedades abiertas -en contraposición a las sociedades autoritarias-  en las que los fundamentos son el respeto de las libertades y los derechos humanos independientemente del lugar de nacimiento de las personas o de sus orígenes.

Raúl Castro ha olvidado que hay dos millones de cubanos que viven fuera del territorio de la República pero que son cubanos y que según la carta de los derechos humanos tienen iguales derechos que los que residen en el territorio aunque tengan otra ciudadanía adquirida por residencia o por origen, como es el caso de los descendientes hijos y nietos de españoles que residiendo en Cuba han optado por un derecho que les otorga la legislación española.

España  desde los años sesenta, con Franco, estableció convenios de doble nacionalidad con casi todos los estados iberoamericanos que habían asimilado a miles de emigrantes y exiliados españoles, pero el Estado cubano nunca ha aceptado de manera legal y transparente esta realidad. En lugar de ver el lado positivo para el conjunto de los ciudadanos, la posibilidad de intercambios y desarrollo económico, social y político, el Estado cubano todavía no asume ésta realidad de decenas de miles de ciudadanos con doble nacionalidad que residen actualmente en Cuba. La razón pienso es muy simple y medieval, esta posibilidad en esencia cosmopolita pero anulada, es una libertad que escapa al control totalitario, a sus privilegios y dinamita el poder de una élites que desean perpetuar el control de los recursos y el desarrollo empresarial del país.

Los ciudadanos cubanos con doble nacionalidad viven y ejercen sus derechos y deberes ciudadanos en sociedades abiertas donde son respetados, sociedades complejas en las que existe el pluralismo político, religioso y la diversidad cultural que solo pueden producirse con un sistema político democrático, transparente y flexible que organiza alternativas como soluciones racionales y razonables.

En medio de la crisis económica y social, de la represión brutal a la oposición, el régimen de Castro sigue optando -como la aristocracia del siglo XVIII-  por la misma estructura social rígida, injusta y opresiva que limita el desarrollo y las posibilidades creativas y de realización personal de la mayoría de los ciudadanos.

Hace 110 años nacía la República de Cuba en 1902 tras la guerra de independencia y la intervención norteamericana, a partir de éste momento el país recibió a miles de emigrantes que trajeron su cultura de trabajo, sus costumbres y productos alimenticios, su cocina, su música, muchos trabajaron en los peores trabajos y muchos otros invirtieron y desarrollaron el tejido empresarial y comercial del país. En La Habana se compraban en la calle Muralla los tejidos que se editaban en New York, se desarrolló la industria azucarera y otras industrias agroalimentarias, la ciudad de La Habana creció, se urbanizó y prosperó con una dinámica proporcional a su grado de libertad y apertura.

Alguien ha pensado por qué en Cuba la industria de la pesca y los oficios relacionados con la navegación, la construcción naval y la explotación del mar y sus recursos son inexistentes.

Se habla siempre de los casinos y los cabarets que quería construir Batista y sus nexos con la mafia norteamericana, pero se olvida el desarrollo  económico y comercial en otras industrias que no eran el lujo o el turismo. En las décadas del veinte y el treinta, en los años cuarenta y cincuenta se construyeron barrios enteros como el Vedado, Miramar, Playa, Santos Suárez, las migraciones de europeos, muchos profesionales, pero sobre todo las migraciones españolas fueron beneficiosas para la economía y el desarrollo social, construyeron grandes edificios en el centro de la ciudad, fundaron  colegios y estructuras avanzadas de seguridad social que incluían los servicos médicos y la hospitalización. Las familias pagaban dos pesos con cincuenta centavos y la protección en caso de enfermedad era completa y de gran calidad. Existía también la atención médica pública administrada por el Estado, que, según tengo entendido, funcionaba con mejor higiene y eficacia que la que tienen hoy los hospitales públicos cubanos.

Este espectáculo lamentable, el espectáculo del vampiro, el control mediático de la enfermedad, la asistencia médica y la muerte de Hugo Chávez es algo vergonzoso. Todo el problema es económico y se resume a la necesidad del petróleo de Venezuela. Mientras en el norte de Europa -donde durante meses no hay practicamente luz solar- se desarrollan las energías renovables, se invierte en la reconversión energética para terminar con ésta dictadura de la dependencia de las energías fósiles que, además de los problemas políticos y estratégicos que generan, son elementos que degradan y destruyen el medio ambiente.

El problema de Cuba no es el embargo norteamericano, ni una reforma migratoria que sigue siendo autoritaria y cobarde. El problema de Cuba es la falta de coraje, la falta de ciudadanos críticos y responsables dentro y fuera de la isla que se decidan a pensar con libertad, a usar la razón y una divisa conquista de las revoluciones norteamericana y francesa: Igualdad, para  exigir y ejercer las libertades políticas confiscadas por la casta dominante que se cree con todos los derechos a decidir, -como monarcas absolutos- el futuro y la vida de la mayoría de los ciudadanos siguiendo la lógica y la estrategia de sus intereses personales y familiares.

© 2013 Maite Díaz González

About these ads

Una respuesta a “Cuba y su cobarde reforma migratoria

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s